fondo_covid

Comisión Congreso

para la Reconstrucción Social y Económica

Jesús-Aguilar

Jesús Aguilar Santamaría

Presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos

8 de junio de 2020

Intervención

Muy buenos días. En primer lugar, quiero expresar mi máximo reconocimiento a todas las víctimas de esta pandemia y al magnífico trabajo de todos los profesionales sanitarios que están luchando para acabar con este virus, y, dentro de estos profesionales sanitarios, me van a permitir un reconocimiento especial a los 74 000 farmacéuticos que trabajan en los hospitales, en la industria, en la distribución, en los laboratorios clínicos, en la investigación, en la salud pública, y, por supuesto, en las farmacias, en las oficinas de farmacias, en las que han fallecido a causa de este virus 19 profesionales, de los cuales 17 eran farmacéuticos y 2 ayudantes de farmacia.

También quiero agradecer la oportunidad de comparecer aquí a todos los miembros de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados, y, en especial, a este grupo, al grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública. Gracias por haberme facilitado esta comparecencia en representación de todos los farmacéuticos españoles, como presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, con el fin de exponerles nuestro importante papel para reforzar el sistema sanitario y la salud pública, bases fundamentales de nuestro estado del bienestar.
Señorías, con mis palabras en esta tribuna quiero que todos lleguen a una conclusión muy clara, no se puede reconstruir el sistema sanitario ni la salud pública sin los farmacéuticos y sin la farmacia; esta es la certeza con la que comparezco ante ustedes y, créanme, no estamos solos en esta certeza, junto con nosotros están los millones de españoles que cada día cruzan las puertas de nuestras oficinas de farmacia, porque en los momentos de mayor dificultad de esta crisis los farmacéuticos, como profesionales sanitarios, y las farmacias, como establecimientos sanitarios, han demostrado que somos un pilar básico de nuestro sistema nacional de salud y de nuestro sistema de protección social un recurso que es esencial y que ha sido esencial en la lucha contra el COVID-19.
En el primer mes de confinamiento, la farmacia ha prestado asistencia a más de 30 000 000 millones de personas y más de 2 000 000 de personas han recibido atención farmacéutica por parte de su farmacéutico, además, 850 000 personas, en su mayoría personas mayores y vulnerables, han sido atendidas por el farmacéutico en su domicilio. Hemos sido fuente de certidumbre, cuando todo eran dudas, tristeza, miedo y dolor, hemos dispensado medicamentos, para los que no hay receta posible, ni están en ninguna cartera de servicios, como la empatía, la cercanía o la dedicación. Señorías, la farmacia y los farmacéuticos españoles, liderados por nuestra organización colegial, hemos actuado con prontitud, con responsabilidad y con solidaridad.
Hemos sido conscientes desde el primer momento de que estábamos ante una situación excepcional que requería medidas excepcionales y urgentes para garantizar la continuidad asistencial y la prestación farmacéutica a toda la población; y les puedo asegurar que no hemos abandonado a nadie, porque nuestra máxima obsesión ha sido que ningún paciente se quedase sin su medicación. Hemos actuado muchas veces por delante de nuestros propios compañeros farmacéuticos en Europa, hemos evitado el colapso y la sobrecarga de los hospitales y de los centros de salud, hemos cumplido con nuestro compromiso sanitario y, sobre todo, hemos estado siempre al lado de los pacientes, con esa cruz verde que nunca se apaga y que en los peores momentos ha estado más encendida que nunca. Pero nada de esto es casual ni es fruto del azar o del mero ejercicio de una buena voluntad, esta excelente actuación es el resultado directo de tener el mejor sistema farmacéutico de Europa, hemos podido estar con todos los españoles porque estamos en todos los rincones de España.
Señorías, durante esta emergencia, los farmacéuticos apenas hemos pedido nada para nosotros mismos, nada que no hayan sido medidas de protección, si algo hemos hecho es ponernos a disposición, ofrecernos, haciendo numerosas propuestas a las autoridades sanitarias, siendo inmensamente proactivos para dar soluciones en esta pandemia. Pero, hoy quiero pedirles algo en nombre de todos los farmacéuticos, que reflexionen sobre un hecho de primera magnitud, piensen que, vivan donde vivan, los españoles siempre tienen una farmacia cerca, y cuentan con un profesional sanitario cualificado en continua formación. Piensen que cuando alguno de ustedes acude a una farmacia, aquí mismo, al salir de esta sesión, en el centro de Madrid, va a encontrar exactamente el mismo servicio y los mismos medicamentos, con el mismo precio, que cualquier otro ciudadano que pueda vivir o que pueda residir en cualquier pueblo de lo más recóndito de nuestra geografía española. Y esto solo es posible porque contamos, además, con una distribución farmacéutica cooperativa y solidaria. Háganlo, piénselo por favor. Ahora que se pretende reforzar el sistema sanitario y la salud pública, ¿sería lógico hacer esta reconstrucción sin contar con la red de las más de 22 000 farmacias y de los 52 000 farmacéuticos españoles? Creo que hay una cosa clara señorías, si no se cuenta con la farmacia esta reconstrucción será incompleta.
Algún consejero de Sanidad ha dicho que la mayor revelación de éxito de esta pandemia ha sido la farmacia. Lamentablemente, hemos tenido que esperar a esta gran crisis para darnos cuenta de todo lo que puede hacer la farmacia, de su potencial sanitario, de su potencial asistencial y de su potencial social, cuando parecía que nada funcionaba, cuando todo estaba cerrado, solo la farmacia ha estado al lado de la sociedad, actuando como un reloj de precisión. Siempre hemos estado ahí, con firme vocación de servicio público, no hemos aparecido ahora por arte de magia, y les digo más, nunca nos hemos ido y nunca nos vamos a ir. Los ciudadanos lo saben y nos lo han reconocido, también los medios de comunicación, y, sin ir más lejos, la semana pasada la Organización Mundial de la Salud, en su informe de las recomendaciones para reforzar la respuesta de los sistemas sanitarios al COVID-19, en el que reclama potenciar a los farmacéuticos comunitarios en su labor preventiva y la dispensación a domicilio para reducir el riesgo de transmisión del virus. Y nos hubiera gustado que el protagonismo que hemos adquirido en estos meses no hubiera sido por una situación tan trágica, pero las circunstancias, las circunstancias han sido las que han sido ¿no?, y espero que cuando termine esta comparecencia y salga por la puerta pueda llevarles a todos mis compañeros el reconocimiento expreso de sus señorías, sinceramente creo que se lo merecen. Un reconocimiento que les pido yo, en su nombre, y que, insisto, será lo único que hayamos pedido desde que comenzó esta crisis. Y dicho lo anterior, señorías, que creo que era de justicia decirlo, paso al contenido propio de mi intervención en esta comisión.
Como les decía, vengo en representación de todos los farmacéuticos españoles a presentarles nuestras propuestas para la mejora del sistema sanitario y de la salud pública. No son reivindicaciones, son respuestas a las necesidades de los pacientes, que también son esenciales para reconstruir el sistema sanitario y tenemos que escucharlos e integrarlos en la toma de decisiones. Los farmacéuticos queremos servirles de altavoz en esta tribuna y por eso hemos hecho una alianza con ellos, con todos los pacientes, con una declaración que les hemos enviado en la documentación hecha con todas las asociaciones de pacientes. Nuestra voz es también la voz de los ciudadanos que nos han manifestado en una reciente encuesta realizada por GAD3, que apoyan de forma unánime nuestra actuación profesional, asistencial y social que paso a explicarles.
Son propuestas muy claras que se estructuran en cuatro ejes fundamentales:
En primer lugar, en reafirmar a los farmacéuticos de oficina de farmacia como la farmacia de la atención primaria, mejorando el marco estratégico para la atención primaria de salud. En segundo lugar, integrar plenamente a los farmacéuticos y la farmacia en las políticas de salud pública. En tercer lugar, incluir a la farmacia en la transformación digital de la sanidad para mejorar la eficiencia y de la calidad del sistema nacional de salud. Y, en cuarto lugar, garantizar la viabilidad de las farmacias por su labor sanitaria y social, en especial las situadas en las zonas más frágiles, despobladas y deprimidas.
El primero de estos ejes es la integración asistencial real de la farmacia en la atención primaria de salud, porque la atención primaria del futuro debe ser capaz de asegurar más cooperación entre los profesionales en beneficio del paciente. Y, en ese futuro, la farmacia comunitaria es imprescindible, no lo decimos solo nosotros, lo dicen numerosos organismos internacionales y el último, y también más reciente, el de la OCDE en su informe 2020 sobre el potencial de la atención primaria. En él se destaca el importante papel que deben tener los farmacéuticos para satisfacer las necesidades de los pacientes, educando en salud, realizando detección precoz y prevención y contribuyendo a hacer un mejor uso de los medicamentos. Y para conseguir esta integración de la farmacia en la atención primaria tenemos propuestas concretas. En primer lugar, prestar servicios asistenciales coordinados con los equipos de atención primaria, para mejorar el uso de los medicamentos. En segundo lugar, desarrollar la atención farmacéutica domiciliaria para pacientes vulnerables. En tercer lugar, dispensar en la farmacia esos medicamentos de diagnóstico hospitalarios que toman los pacientes en sus hogares, medicamentos que, por sus características técnicas, condiciones de uso y criterio clínico deben de estar en las farmacias y que no lo están, exclusivamente por un criterio puramente económico. Y, en cuarto lugar, integrar a los farmacéuticos en los protocolos sociosanitarios con programas de atención farmacéutica.
Para llevar a cabo estas propuestas contamos con la mayor red de farmacias que hay en toda Europa, cuánto más podremos hacer si trabajamos directamente, en equipo, con médicos, con enfermeras y con otros profesionales sanitarios de los centros de atención primaria, cómo mejoraría la atención sanitaria que reciben los españoles. Los farmacéuticos no somos meros dispensadores, señorías, somos los profesionales sanitarios expertos en el medicamento en base a nuestra formación científico-técnica, tenemos estudios y evidencias científicas que demuestran que cuando el farmacéutico participa en la adherencia de los tratamientos mejora en un 50 % el cumplimiento por parte de los pacientes. Y, como saben, no hay gasto más superfluo que el medicamento que es prescrito y no se toma. Cuando el farmacéutico colabora en la conciliación de la medicación tras el alta hospitalaria de los ciudadanos se evitan la mayor parte de los errores, si el farmacéutico realizara seguimiento de los tratamientos a los pacientes se podrían ahorrar, por los estudios que hay en estos momentos, hasta 2272 millones de euros al Sistema Nacional de Salud. Señorías, esto es más del 3 % del gasto sanitario público total o cerca del 20 % del gasto ambulatorio en medicamentos, un ahorro que deriva de que haciendo seguimiento fármaco-terapéutico en las farmacias se reduce en más de un 54 % los problemas de salud no controlados, en más de un 53 % los pacientes que acuden a urgencias y en casi un 60 % los pacientes hospitalizados, y, además, mejora la calidad de vida en 6,6 puntos.
Señorías, llevamos años poniendo sobre la mesa que para poder dotar de eficiencia al uso de los medicamentos y para mejorar los resultados en salud es muy importante concertar con las farmacias estos servicios que han demostrado, sobradamente, que mejoran el uso de los medicamentos y la salud pública; servicios, como digo, que tienen un gran potencial para mejorar el manejo de la enfermedad crónica de nuestros pacientes. Así se ha demostrado ya con experiencias muy concretas en algunas comunidades autónomas, como por ejemplo en el País Vasco, con el piloto de seguimiento fármaco-terapéutico integral a pacientes crónicos y polimedicados. Pero, además, esta crisis nos ha demostrado que los ciudadanos necesitan que mantengamos la atención farmacéutica domiciliaría, esta atención farmacéutica domiciliaria puesta en marcha, de manera urgente, durante el estado de alarma. Más de un 96 % de los ciudadanos nos han pedido, en la encuesta que les decía antes, que esto sea de esta manera. Con este servicio hemos asegurado que ningún ciudadano se quedase sin su medicamento, evitando miles de desplazamientos, y reduciendo así el riesgo de contagio. Cuando todos estábamos con cuidado los farmacéuticos ahí estaban yendo a los hogares de los pacientes, asegurándose que no tenían problemas con su medicación. Y, a su vez, teniendo la plena garantía sanitaria de la dispensación por el farmacéutico, que es absolutamente esencial, ya que la atención domiciliaria tiene que asegurar siempre ese binomio medicamento farmacéutico, o, dicho de otra manera, y, parafraseando a un eminente político español, tenemos que hacer jurídicamente normal lo que en la calle ya es normal, que el farmacéutico pueda prestar atención domiciliaria. Esto requiere de desarrollos normativos, para garantizar el acceso seguro y de calidad a los medicamentos para los pacientes frágiles y vulnerables y para los pacientes crónicos complejos, desarrollos normativos en los que queremos participar para conseguir la mejor atención farmacéutica. Otra de las necesidades de los pacientes, que antes ya les mencionaba, es poder acceder a su medicación en la farmacia sin tener que desplazarse sin sentido al hospital cuando se trata de un medicamento que no requiere un control clínico, hablamos de esos medicamentos para la artritis reumatoide, para la psoriasis, para el lupus, para la colitis ulcerosa, para tantas y tantas enfermedades que se encuentran en esta situación. En los últimos años los españoles han perdido, hemos perdido, accesibilidad a estos medicamentos y, con ello, igualdad sanitaria efectiva. Y esto ocurre porque, señorías, 3 de cada 4 principios activos, es decir, el 72 % de los nuevos medicamentos, los más innovadores se dispensan en los hospitales por razones económicas, y no clínicas, como debieran ser según la legislación que tenemos. Busquen las fórmulas que tengan que buscar, pero no hagan desplazarse inútilmente a los ciudadanos. Hay estudios que analizan cómo perjudica esta situación a los pacientes en su vida diaria, penalizándoles con desplazamientos innecesarios cuando tienen una farmacia debajo de su casa, medicamentos que, si están en las farmacias para la dispensación fuera del Sistema Nacional de Salud, no tiene sentido, señorías, esto no ocurre en ningún otro país europeo.
En esta pandemia ha sido necesario poner solución rápida a este problema y lo hicimos, y lo hicimos dotando de un protocolo para la coordinación entre los farmacéuticos de los hospitales y los farmacéuticos de farmacia, consiguiendo que los pacientes se beneficiasen en ciertas comunidades autónomas que los pusieron en marcha. Hemos evitado desplazamientos, contagios, presión hospitalaria, costes añadidos al Sistema Nacional de Salud, pero, lo más importante, hemos garantizado que el medicamento llega siempre a través de un farmacéutico, porque el medicamento no es un bien de consumo es un bien esencial para la salud que no puede ser tratado como cualquier mercancía, mandándole por transportes que se puedan romper, por ejemplo, tan sencillo, la propia cadena del frio, y, además, es un bien sanitario que requiere de una atención farmacéutica en su dispensación, así durante esta pandemia ya se han beneficiado 7000 pacientes teniendo estos medicamentos en sus farmacias.
Pues piensen, ¿se podrían imaginar la cantidad de pacientes que se podrían beneficiar de este servicio si esto lo normalizásemos? Y otro ámbito de actuación importante es la atención en los centros sociosanitarios a los que tanto ha afectado esta crisis, es muy importante integrar a los farmacéuticos en los protocolos sociosanitarios con programas de atención farmacéutica, con acciones muy concretas, con servicios a los pacientes que están en estos centros, en su mayoría pacientes crónicos y pacientes complejos y que verían enormemente mejorada su calidad de vida con esos seguimientos fármaco-terapéuticos de sus tratamientos y con la revisión de sus medicaciones y, por supuesto, todo esto de la mano de los pacientes con programas específicos, en los que actuemos de forma coordinada profesionales de la primaria, de la especializada y de los servicios sociales. En definitiva, señorías, si se integran las farmacias con las estructuras de atención primaria daremos más capacidad asistencial al sistema sanitario en todo su conjunto, un sistema que será más ágil, más eficiente y más eficaz; tanto económicamente como sanitariamente.
Y un segundo eje, que es la integración de la farmacia en las políticas de salud pública, como les decía anteriormente. Un eje en el que proponemos en primer lugar, participar en ese desarrollo de la ley de salud pública. En segundo lugar, incluir a los farmacéuticos en los estudios epidemiológicos y en los sistemas de vigilancia epidemiológica. En tercer lugar, integrar a los farmacéuticos en las estrategias de salud pública. Y, en cuarto lugar, integrar a la farmacia en las estrategias de vacunación.
No sé cuántas personas pasaran por este Congreso de los Diputados cada día, pero sí sé que las farmacias atienden a 2 300 000 personas todos los días, esto es tanto como si, cada día, toda la población de Albacete, Ávila, Badajoz, Burgos y Cáceres, por ejemplo, entraran por la puerta de las oficinas de farmacia, ¿hay algún otro establecimiento sanitario que tenga esta capacidad de llegar a la población? Yo creo que no, señorías, diría que no lo hay, las farmacias son polos de información, sensores sanitarios, que, al igual que realizan una labor fundamental en la farmacovigilancia, pueden hacer mucho más en la vigilancia epidemiológica.
Por eso es esencial nuestra participación en el desarrollo de la Ley General de Salud Pública, porque, como red de inteligencia sanitaria, podemos hacer una labor muy importante siempre, y especialmente ahora. Por ejemplo, incluir a las farmacias en el sistema de vigilancia epidemiológica, a través de la creación de una red nacional de farmacias centinela, multiplicaría de esta manera su capacidad actual. O la integración en las estrategias de salud pública, como venimos pidiendo desde hace años. La inclusión de la farmacia en estas estrategias dotaría a España de una de las redes sanitarias más importantes de Europa, como aliados en todos los que son los programas de cribados, de detección precoz o de educación sanitaria.
Y pasamos a un tercer eje, en el que integramos a la farmacia en la transformación digital de la sanidad y en él, con una serie de propuestas concretas. En primer lugar, conseguir un modelo de trabajo más innovador que permita trabajar de forma coordinada y de forma integral. En segundo lugar, disponer de un historial fármaco-terapéutico completo y único. Integrar a los farmacéuticos y las farmacias en las estrategias de transformación digital de la sanidad. Y, en cuarto lugar, promover un plan nacional para la seguridad del paciente en internet.
Y, para todo ello, debemos pasar de la actual conexión de las farmacias al sistema sanitario a un modelo de digitalización que nos permita trabajar de forma coordinada dentro de los equipos de salud. Somos una referencia en Europa y lo hemos demostrado en estos meses, actuando, como les decía antes, con máxima celeridad, con modificaciones en receta electrónica para que los ciudadanos no fuesen a los centros de salud, facilitando, por otra parte, las renovaciones, flexibilizando las caducidades y eliminando los visados. Hemos trabajado codo con codo con las organizaciones colegiales de las profesiones sanitarias hermanas, con los médicos, con los dentistas, con los podólogos; haciendo un gran esfuerzo en un tiempo absolutamente récord para habilitar versiones simplificadas de las recetas electrónicas privadas y de las mutualidades. Tenemos una red farmacias perfectamente conectadas entre sí y con el sistema sanitario, una conexión que debe pasar de ser, únicamente administrativa, como es ahora, a un modelo más innovador que permita trabajar de forma coordinada e integrada con el resto de los profesionales, un modelo que haga posible compartir un historial fármaco-terapéutico completo y único, de forma que médicos y farmacéuticos tengamos la información sobre la medicación de los pacientes.
Una propuesta que estamos liderando y que, por cierto, fue también defendida por mi colega Serafín Romero, presidente de la OMC, la semana pasada en su comparecencia en esta Comisión. Si logramos esto señorías, si logramos esto, daremos un gran paso en algo que es vital para los pacientes, la continuidad asistencial.
Cuenten con nosotros en la elaboración de ese libro blanco de la transformación digital del Sistema Nacional de Salud anunciada por el Ministerio de Sanidad, y acepten nuestras propuestas de hacer un plan nacional para la seguridad del paciente en internet, que evite la venta ilegal de medicamentos, las falsificaciones y que controle la publicidad engañosa, los bulos y la desinformación en este medio, en internet.
Y un cuarto y último eje, que es esencial para todo lo anterior, garantizar la viabilidad de las farmacias por su labor sanitaria, por su labor social y de cohesión territorial, en especial las situadas en las zonas más frágiles, más despobladas y más deprimidas. Porque garantizar esta viabilidad de la farmacia es garantizar la igualdad y la equidad sanitaria, concretamente nuestras propuestas en este ámbito son: en primer lugar, asegurar la viabilidad económica de las farmacias para que puedan seguir desarrollando una labor sanitaria esencial para la población. En segundo lugar, integrar a la red de farmacias en los protocolos de servicios sociales. En tercer lugar, concertar servicios sociales y sanitarios a través de la farmacia comunitaria para colectivos vulnerables. Y, en cuarto lugar, incluir a la farmacia en las políticas y programas de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.
Como ven ustedes, toda una batería de acciones sociales que, sin duda, requieren de la sostenibilidad de las farmacias en el marco de un sistema sanitario sostenible. Ya sé, porque les he seguido a ustedes en esta comisión, ya sé que hay voces que dicen que España tiene, y voy a utilizar la terminología que se emplea, un excesivo gasto farmacéutico por encima de otros países europeos. No es verdad señorías, es una de las tantas noticias falsas que, de ser tantas veces repetida como un mantra, uno acaba creyéndose, solo unos datos que muchas veces son desconocidos o, incluso manipulados, cuando se habla de esa inversión pública o de ese gasto público en los medicamentos de los ciudadanos, un concepto que debiéramos cambiar, porque, como les digo, a mi lo del gasto me parece que es una inversión en salud, esa inversión en salud de los medicamentos.
Para empezar, cuando hablamos de gasto público en medicamentos hay que distinguir, que es muy importante, entre medicamentos de dispensación ambulatoria, es decir los medicamentos que se dispensan en las oficinas de farmacia, y el gasto de medicamentos hospitalarios. En España, uno de los países más envejecidos de Europa, que esto es importante, el gasto de medicamentos de dispensación ambulatoria, los de farmacia, se sitúa hoy un 11 % por debajo de la media europea, y está en los niveles del año 2006, y esto en el segundo país, como les digo, de la OCDE con mayor esperanza de vida al nacer, tenemos los medicamentos con los precios más bajos de Europa, un ejemplo, que les traigo aquí, y que todos vamos a entender y que seguro que nos va a hacer pensar:
Miren señorías, el tratamiento de un paciente para la prevención de un accidente cardiovascular, con un historial de infarto de miocardio, y en el que se le administra un medicamento para el colesterol, como una simvastatina, un antihipertensivo, como es un enalapril y un antitrombótico, como es el ácido acetilsalicílico, tiene un coste mensual de 3,65 euros, mientras que las 2 horas del parking que tendré que pagar al salir de esta Cámara, en una ciudad como esta, son 4,70, 2 horas de parking, un 30 % más. Señorías, estamos hablando de medicamentos y de la salud de los ciudadanos una partida de gasto que es una inversión que ahorra otros costes, a propósito, mucho más caros y que además les digo, en el caso de la farmacia ambulatoria es la partida más eficiente, más clara y más controlada de todo el gasto sanitario. La pregunta que nos debiéramos hacer es, si aplicamos el mismo control al resto de las partidas sanitarias, como, por ejemplo, el gasto de medicamentos hospitalarios, ¿mejoraríamos la eficiencia del sistema? creo que la repuesta es evidente.
Por eso debemos saber que la farmacia es un modelo eficaz, un modelo eficiente y que contribuye al progreso económico, es un motor de empleo, señorías, un motor de empleo muy estable, muy cualificado, mayoritariamente femenino y joven, que genera 210 000 puestos de trabajo, de los cuales 90 000 son puestos directos, y un aliado sanitario y social imprescindible que contribuye al bienestar de la población. Por tanto, poner en riesgo la sostenibilidad de la farmacia es poner en riesgo la existencia de los ciudadanos. Proponemos también integrar a la red de farmacias en los protocolos de servicios sociales, lo que multiplicaría su capacidad de atención a colectivos vulnerables o en riesgo de exclusión social, y a personas dependientes. Deben saber señorías que, si cuentan con las farmacias, los servicios sociales incorporarían a su red 22 000 establecimientos sanitarios y 52 000 sanitarios aliados para llegar a cualquier parte del país, incluso a lugares en riesgo de severa despoblación. La farmacia es un agente social de primer orden, formamos parte del pacto de Estado Contra la Violencia de Género desde el año 2018 y, además, en esta crisis nos dimos cuenta de la importancia de ayudar a estas víctimas y pusimos en marcha la iniciativa Mascarilla19, para que las mujeres que se encontraban en una situación de peligro se acercasen a la farmacia y, solo con decir “Mascarilla19”, el farmacéutico activase los servicios de emergencia y sociales, habitualmente era el 112, dependiendo de la comunidad, garantizando en todo momento la máxima discreción y la máxima confidencialidad. Pero es que Mascarilla19 ha saltado las fronteras y ha sido iniciativa que ha sido copiada por otros países, como Francia, como Noruega, como Chile, como Argentina. Además, el arraigo territorial de la farmacia facilita la detección de situaciones de riesgo, y, por eso, hemos colaborado con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, alertando de pacientes que no retiraban su medicación y que podían estar en peligro. Un arraigo que no tiene ningún otro servicio. Piense que dos de cada tres farmacias españolas están ubicadas fuera de las capitales de provincia, tenemos 1208 en municipios de menos de 500 habitantes, 2128 farmacias en municipios de 1000. Señorías, como les decía, la farmacia llega donde no llega nadie
Y, por último, como miembros del Pacto Nacional de Naciones Unidas desde el 2008, estamos trabajando para que la farmacia forme parte activa de los programas de la Agenda 2030 para mejorar y avanzar de manera conjunta hacia el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible. En definitiva, se trata de una amplia agenda de importantes temas pendientes, de asuntos sanitarios y sociales que son cruciales para el futuro y en los que potenciar a la farmacia puede significar la diferencia entre el fracaso y el éxito. Tenemos el deber y tenemos la responsabilidad de conseguirlo, una responsabilidad que los farmacéuticos asumimos como profesionales, porque, como les hecho al principio de mi intervención, no se puede reconstruir el sistema sanitario y la salud pública sin nosotros y sin la farmacia.
Señorías, aquí estamos, somos partes de la vida de los ciudadanos y queremos ser partes de las soluciones que aquí se acuerden. Muchísimas gracias.

Preguntas de los grupos parlamentarios

Ruiz-de-Pinedo-Undiano,-Iñaki--(GEH-Bildu)

Iñaki Ruiz de Pinedo Undiano

GEH Bildu
Ver pregunta
Josune-Gorospe

Josune Gorospe Elezcano

GP Vasco
Ver pregunta
Cambronero-Piqueras,-Pablo

Pablo Cambronero Piqueras

GP Ciudadanos
Ver pregunta
Cañadell-Salvia,-Concep

Concep Cañadell Salvia

GP Plural – Junts
Ver pregunta
Medel-Pérez,-Rosa-María

Rosa María Medel Pérez

GP Confederal UP
Ver pregunta
Gestoso-de-Miguel,-Luis

Luis Gestoso de Miguel

GP Vox
Ver pregunta
Gamarra-Ruiz-Clavijo,-Concepción--(GP)

Concepción Gamarra Ruiz-Clavijo

GP Popular
Ver pregunta
Ana-Prieto

Ana Prieto Nieto

GP Socialista
Ver pregunta

Iñaki Ruiz de Pinedo Undiano (GEH Bildu)

Buenos días. Señor Aguilar, quiero que trasmita a todo el colectivo de farmacéuticos, mancebos, mancebas, trabajadores, trabajadoras de farmacia la solidaridad las gracias por la entrega que han tenido durante este periodo y en general un recuerdo a todos aquellos establecimientos de los pequeños pueblos y de la pequeña farmacia. Muchas gracias por su intervención, yo creo que, si alguna cosa nos ha puesto, a la luz ha sacado esta crisis ha sido la necesidad de la coordinación, la necesidad de la complementarización y ha sacado a la luz lo importante de que todos, y todas, somos agentes de salud, y en ese sentido la farmacia es un elemento importantísimo.
No quiero alargarme, ¿tienen ustedes hecho algún trabajo por procesos? En este momento, si algo ha dejado claro la necesidad de coordinación es la necesidad de complementariedad y coordinación en procesos, procesos de alta hospitalaria, por ejemplo, todo el tema de la medicación, la descoordinación, incluso en aquellos sitios donde existen ya grados de informatización importante, pero que el alta hay que darla con prisa, con urgencia, incluso hay descoordinación en el mismo alta. Pues entonces, fíjese, si hay descoordinación dentro del hospital, que no va a haber dentro de los servicios comunitarios de salud, etcétera. Tienen, dentro de esa propuesta de integración comunitaria, cara a este diagnóstico que estamos elaborando, ¿no tendríamos que hacer un diagnóstico en ese sentido?
Ahí es uno de los temas que me surge esa duda y no sé hasta qué punto lo tenemos analizado, porque en esta crisis del COVID hemos visto que realmente ahí tenemos unos procesos de descoordinación que se han agravado en estos momentos y donde la descoordinación, por ejemplo, en el servicio de medicina, médicos, enfermeras de referente, el servicio de farmacia. Bueno, todos estos elementos, de alguna manera me han llegado varias ondas en las que tendríamos que ir por procesos para intentar determinarlo y organizarlo lo mejor posible.
No voy a hacer otra pregunta porque creo que es cara a la solución, lo que nos ha puesto la crisis es precisamente subrayar elementos de ruptura y donde no ha funcionado.
Simplemente, agradecerle una vez más el papel que están haciendo y, en el futuro, lo que nos corresponde para poder mejorar este sistema.

Josune Gorospe Elezcano (GP Vasco)

Gracias presidenta, gracias presidente. Gracias por todas las explicaciones dadas y también nuestra gratitud como grupo a todo el colectivo por ese trabajo que, a lo largo de todos estos meses críticos, han tenido que hacer en las oficinas de farmacia, han sido una de las referencias para muchísima gente en la calle, esas personas que trabajan en las farmacias han sido ese punto de encuentro en las pocas oportunidades que se tenían para salir fuera y, por lo tanto, dar las gracias a todo el colectivo de personas que trabajan en el sector.
Nos ha facilitado un documento claro, concreto y conciso, “las tres ces”. Creo que es muy interesante y, además, con sus explicaciones lo ha ampliado en muchos aspectos. Este es un documento que va más allá de lo que sería ese plan de contingencia o respuesta que en el contexto de la pandemia se supone que vamos a dar y para lo cual se ha constituido el grupo de trabajo. Esto nos viene muy bien, porque es una hoja de ruta, no solo a corto o medio plazo, porque incluso a largo plazo plantean ustedes cuestiones francamente interesantes.
Se ha referido usted a alguna experiencia en concreto que se ha puesto en marcha en el País Vasco, de trabajo conjunto en ámbitos sociales, sanitarios y con las oficinas de farmacia comunitarias. Aquí, en el documento se hace referencia a otras colaboraciones que ha habido en el ámbito de los test rápidos del VIH, en el ámbito de las drogodependencias, tabaquismo, muchos programas muy interesantes, también en atención domiciliaria, con esos paquetes de adherencia para garantizar adherencia a los medicamentos.
Pero bueno, como usted lo ha explicado de forma muy extensa y tenemos este documento haré unas preguntas concretas en el contexto de la pandemia.
Medicamentos, ¿cuáles han sido los problemas que han tenido y problemas que ustedes consideren que puedan tener en relación con el desabastecimiento de fármacos y qué medidas se podrían adoptar para responder a ese problema? A lo largo de estos meses hemos visto que las farmacias había algunos productos, medicamentos y otros productos sanitarios, que escaseaban cuales han sido los problemas más críticos y qué medidas se podrían adoptar para evitar eso en un futuro. Las reservas estratégicas es otro de los temas que en este momento están encima de la mesa de los gobernantes, ¿qué hacer? ¿de qué productos se deben tener reservas estratégicas? En ese ámbito de las reservas estratégicas ¿cuál podría ser el rol, o la colaboración, que las oficinas de farmacia podrían tener con las administraciones públicas que se están preocupando por abastecerse de esos productos sin que, en el futuro, tengan que verse en la situación que se han visto ahora, tanto las administraciones públicas como ustedes, adquiriendo productos en mercados salvajes, donde los precios nada tenían que ver con unos precios de venta y de adquisición de productos normalizados? ¿cómo pueden ustedes colaborar para evitar la situación a la que nos hemos enfrentado durante estos meses?
Respecto a las mascarillas, es un producto que no es sanitario, no tiene la consideración de tal, un producto que ha venido para quedarse, al menos durante algunos meses y además su uso va a ser obligatorio. ¿qué opina usted?, ¿debería dársele tratamiento a alguna mascarilla en concreto de producto sanitario, para que pudiera adquirirse, tal vez, en oficinas de farmacia, garantizando la calidad del producto y, además, permitir que pudiera haber algún tipo de políticas públicas para favorecer el acceso a esas mascarillas reconocidas como producto sanitario a aquellas personas que menos recursos tengan, aquellas personas que, por prescripción médica, la tuvieran que tener continuamente? No sé si en esto nos podría aportar algún posicionamiento concreto.
Y, por último, en relación con el reciclaje. Las mascarillas son unos productos que no sé si son de fácil reciclaje, intuyo que no, parece que no, guantes, batas, se está generando mucho producto que habrá que ver cómo se recicla. No sé si las oficinas de farmacia podrían colaborar, de alguna forma, también con esa recogida de esos productos, con toda la cadena de reciclaje, no sé si ustedes lo están analizando ya. Tal vez si, tal vez esté resuelto, es una duda que me surge y se la planteo.
Sin más, gracias por todas las explicaciones dadas.

Pablo Cambronero Piqueras (GP Ciudadanos)

Muchas gracias presidenta. Muchísimas gracias señor Aguilar por sus interesantes aportaciones en este grupo de trabajo. Es esencial que la farmacia forme parte de la reconstrucción.
Lo primero quería mostrar mi más sincero agradecimiento al trabajo que han realizado todos los profesionales de farmacia. Durante esta pandemia han sido una parte más de atención primaria, el ciudadano veía una bata y entraba porque, además, el establecimiento estaba abierto. También condenar que, desde un inicio, no se considerara personal sanitario al personal de farmacia. Coincido prácticamente al cien por cien en su diagnóstico y pensamos que su colectivo tiene que salir reforzado de esta terrible crisis, porque, cuando vienen mal dadas, están ahí.
Desde el ánimo constructivo que creemos debe imperar los trabajos de este grupo de trabajo, le voy a plantear algunas cuestiones que nos han surgido a raíz de su exposición.
En cuanto a los datos de contagio, los ha dado usted al principio, y de fallecidos, creo que habría que insistir un poco en ellos, que nos diera los datos reales que tienen ustedes de contagio y de fallecidos, porque creemos que no se ha hablado lo suficiente de las personas, de los profesionales que hemos perdido en el ámbito farmacéutico.
En cuanto a los suministros, EPI y productos farmacéuticos, otra portavoz ya lo ha dicho ¿cuál es la situación de abastecimiento del propio colectivo? Y ¿en qué situación nos encontramos en este momento?
Otra pregunta, ¿cree necesario que se establezca un fondo de reserva de material sanitario de protección para la lucha contra el COVID, también para el ciudadano?
Es cierto que el confinamiento nos ha llevado a un lógico aumento del comercio electrónico, en farmacia no ha sido ajena a ello, pero también sabemos que los productos farmacéuticos están restringidos los que tienen como preceptiva la receta médica. Por lo tanto, con las medidas de seguridad que actualmente tenemos ¿cree usted que tiene sentido esta prohibición ahora mismo?
Y después, el Gobierno, a raíz de una petición de mi Grupo Parlamentario Ciudadanos, consideró a las farmacias comunitarias como locales sanitarios, en términos de riesgo, ¿ha sido efectiva dicha consideración?
Y, por último, ¿cómo podría producirse la integración de la farmacia comunitaria en la operativa de atención primaria y de salud pública? ¿podría ser inmediata o necesitaría un desarrollo normativo?
Sin más, ofrecerle el grupo de Ciudadanos, nuestro grupo parlamentario, para hacer nuestras sus reivindicaciones, sobre todo en continuidad asistencia, nos ha parecido muy interesante y reiterarle que transmita a todo el colectivo nuestro más sincero agradecimiento, muchas gracias.

Concep Cañadell Salvia (GP Plural – Junts)

Buenos días presidenta, gracias presidente. Doy fe de muchas de las cosas que ha dicho respecto a los farmacéuticos, yo soy alcaldesa de un pueblo pequeño, y puedo decir que, a parte del sacerdote, el médico y la alcaldesa ya viene el farmacéutico con la atención que tiene a sus usuarios y que, muchas veces, creo que hacen pedagogía sanitaria. Mi pregunta es ¿cómo han vivido dentro del sistema farmacéutico el no haber tenido consenso científico? eso ha generado, a veces, confusión en la población, por ejemplo, en el uso de la mascareta, o mascarilla, primero sí, luego no, ahora es obligatoria. También me gustaría saber, como han preguntado otros de mis compañeros que me han precedido, sobre el problema del acopio de material. Inicialmente, creo que los farmacéuticos, o no han sido suficientemente claros desde el Gobierno en decir que se tenía que hacer acopio de cierto material, luego este material en los mercados ha sido un poco salvaje el ir a encontrarlo y, también, los problemas que se han derivado de distintos precios, que luego se han regulado, ¿cómo lo han vivido ustedes?
Felicitarlos por el tema de la atención domiciliaria, porque sí es cierto que, no sé si en las grandes ciudades, pero sí en muchos pueblos, ha facilitado el que esos vecinos con cierta vulnerabilidad no tuvieran que salir a las calles innecesariamente.
Agradecerles todo lo que hacen por nosotros, muchas gracias.

Rosa María Medel Pérez (GP Confederal UP)

Bienvenido señor Jesús Aguilar. No sé si lo ha dicho usted, lo tengo yo aquí anotado que tenemos una red de 22 000 farmacias comunitarias, de las cuales 5300 están en el ámbito rural, ¿ese dato no es así? ¿las rurales no? No, no, es que no sabía si lo tenía usted o lo había dado yo. ¿Son más? Son más, rurales.
La señora PRESIDENTA: Si le parece continúe y luego…
La señora MEDEL PÉREZ: Era por introducir a la cuestión rural, no se preocupe. Pensamos, es que, uno de los temas que ya se ha planteado, porque claro es repetición de preguntas ¿no? El problema del desabastecimiento de medicamentos, que es un problema que viene no de ahora, porque no tiene nada que ver con la cuestión de la pandemia, es un problema que viene ya de años y que, como usted conoce bien también, habría, por lo menos para el caso de ciertos principios, una alternativa posible para este problema como, de hecho, en día, como puede ser el Centro Militar Farmacéutico, la producción, de Colmenar Viejo, que está fabricando, a partir de antisépticos, paracetamol o antivirales como la ribavirina.
Le preguntamos qué le parece a usted, cómo ampliar la producción, la fabricación de esos principios esenciales, sin modificar la dinámica actual de distribución y venta. ¿Qué les parece a ustedes? ¿cómo se podría compaginar eso?
En cuanto a las farmacias rurales, que es por lo que decía, creí que era ese el dato, conocemos pues que hay un problema de despoblación y de envejecimiento poblacional, y que, farmacias comunitarias del ámbito rural que cierran, probablemente por no ser rentables. ¿Cuál sería para usted una alternativa a corto plazo, a medio plazo?
Y la otra cuestión es que en la pandemia del COVID-19, si hay un rebrote, en otoño o, incluso, puede que antes, ¿ustedes qué podrían aportar más? ¿qué planteamiento tienen más de lo que han aportado ahora que están más organizados? ¿qué le parece a usted?

Luis Gestoso de Miguel (GP Vox)

Buenos días. En primer lugar, agradecerle a usted, por serlo, y a todas las farmacias, ya que usted las representa, la admirable labor y el admirable ejemplo de servicio a España que han realizado todos. Mi recuerdo a los farmacéuticos que han sido contagiados, e incluso algunos de ellos que han muerto como consecuencia de estar al pie del cañón en esta enfermedad y, desde luego, mi emocionado recuerdo y bueno, mi pequeño homenaje desde aquí hacia ellos. También, un reconocimiento a los dispensadores de medicamentos e innovadores también en los hospitales, que también son un servicio farmacéutico muy importante que durante las grandes enfermedades desconocidas como estas pues ejercen una labor impagable, heroica y absolutamente admirable de servicio a España.
Quiero aprovechar, antes de hacer las preguntas que van a ser muy breves, mi primera intervención hoy aquí en esta Comisión, en lugar del doctor Steegmann, para poner de manifiesto nuestro estupor por cómo se están llevando muchas de las convocatorias y comparecencias de esta Comisión de la Reconstrucción, que dado el sectarismo con el que se están manifestando los representantes de los partidos de izquierdas en el bloqueo de cualquier iniciativa que puede romper el relato que están tratando de crear para evitar las eventuales responsabilidades penales de este Gobierno por su gestión negligente en la gestión del virus chino podríamos llamar que ya va a ser prácticamente la comisión de la verdad del Gobierno o la comisión de la reescritura de la historia, pero quiero dejar bien claro que no se preocupen porque, desde luego, en Vox vamos a hacer que no se olvide nada de lo que ha pasado, y que todos los responsables de esta gestión irresponsable entre comillas y que el criminal paguen ante los tribunales la apuesta por su agenda ideológica frente a la apuesta por la salud de los españoles, que ha costado prácticamente 50 000 muertos, miles de contagiados y ya sabemos, desgraciadamente cuál es la historia, independientemente de las conclusiones a las que llegue esta comisión.
Por todo eso quería en primer lugar preguntarle, que es una pregunta general para todos los comparecientes que hacemos desde Vox, si ha actuado como asesor del gobierno de algún ministerio o de algún organismo que dependa de ellos en la gestión esta pandemia. Otra pregunta, si están de acuerdo en que el Gobierno no les haya considerado profesión de riesgo para la COVID mientras que Vox ha hecho, precisamente, una proposición no de ley para que los fueran y fueran considerados como tales. Otra pregunta, si ha habido incrementos significativos en el uso de opiáceos para combatir el dolor o la sedación. Cuarta pregunta, si ha habido incrementos significativos en el uso de fármacos psicotrópicos para combatir el dolor o para la sedación. En quinto lugar, si cree que la fijación de precios máximos ha producido el desabastecimiento de mascarillas. En sexto lugar, si están de acuerdo, como nosotros hemos manifestado, en que las mascarillas deben ser financiadas, total o en parte, por el sistema nacional de sanidad mientras dure la epidemia. Y, en séptimo lugar, si sabe cuántos farmacéuticos hospitalarios y de oficina han sido infectados. Nosotros lo hemos preguntado, pero de momento nadie nos ha dado respuesta y creemos que es una cosa interesante aparte de también para reconocerles su trabajo.
Muchas gracias.

Concepción Gamarra Ruiz-Clavijo (GP Popular)

En primer lugar, nuestras primeras palabras son de recuerdo para la memoria de 19 farmacéuticos que han fallecido durante toda esta pandemia, y también para mandar apoyo a los 493 que se han contagiado sirviéndonos a todos los españoles desde sus establecimientos y desde esa cruz verde de la que hablaba el presidente. Yo creo que hay algo que es importante también hoy aquí y es, aparte de ese recuerdo para todos aquellos farmacéuticos que nos han dejado, el reconocimiento a la labor que han llevado a cabo los profesionales sanitarios del ámbito de la farmacia durante estos tres largos meses, y que siguen haciendo. Pero no solo el reconocimiento diario, sino a una capacidad de innovación y de adaptación, que ha sido muy positiva para todos y que, sin duda alguna, ha permitido que se pudieran superar situaciones muy concretas.
Hacía usted referencia al modelo español de ordenación farmacéutica. Para nosotros, si nos lo permite, es un sistema de éxito y algo que debiéramos proteger. Es un sistema único en el mundo, y, a veces, tenemos la tentación de no proteger aquello que es único, que funciona y que es un modelo para el resto de los países, que lo tenemos aquí y que lo debemos de cuidar. Y que lo debemos de cuidar, fundamentalmente por tres aspectos, por la equidad, por la igualdad y por la cohesión territorial que nos permite tener el modelo que entre todos hemos construido.
Hacía usted referencia a la necesidad de que la farmacia esté presente tanto en la reconstrucción del Sistema Nacional de Salud como en todo lo que tenga que ver con la salud pública, desde el Partido Popular compartimos ese planteamiento, solo podremos fortalecer el Sistema Nacional de Salud que tenemos si contamos también con el modelo, nuestro sistema de farmacia comunitaria. Además, cuando hablamos de una agencia española de salud pública tenemos también que tener presente el papel que pueden desarrollar los farmacéuticos en el mismo.
Yendo a algunos de los aspectos más concretos durante la pandemia, por establecer alguna serie de bloques, nos gustaría saber si ha existido falta de equipos de protección durante el desarrollo de la misma, cómo los han solventado y qué obstáculos han tenido para poder llevar a cabo por parte del colectivo las labores de adquisición de esos equipos de protección.
Por otro lado, nos consta que durante la pandemia se han llevado a cabo ofrecimientos por parte de los farmacéuticos, por ejemplo, para la elaboración de geles hidroalcohólicos, no sé si al final ese ofrecimiento y ese planteamiento pudo materializarse o si no pudo llevarse a cabo y si conoce las causas.
Otro de los aspectos importantes tiene que ver no solo con lo que ha pasado, sino con la necesidad de que tengamos una estrategia nacional para rebrotes, afrontando lo que puede ocurrir dentro de unos meses, y, sin duda alguna, que estemos preparados para ello. Usted nos ha contado algunos de los programas que, de una manera muy rápida, han impulsado y han puesto en marcha. Si hay alguno más que entiende usted que sería positivo que, de cara a esa estrategia nacional para rebrotes, se pudieran implementar y que ya tengan diseñado y que quiera darnos a conocer.
Por otro lado, en cuanto a las reservas estratégicas, efectivamente otra de las iniciativas que nosotros, como partido, dentro de lo que entendemos que tiene que ser un pacto por la sanidad y que nuestro presidente ha llamado el pacto Cajal, ¿qué papel tendría que tener, en esas reservas estratégicas, las oficinas de farmacia? Si hay algún aspecto que ustedes nos pueden aportar.
Algunas cuestiones muy concretas. Le planteábamos una iniciativa, que es una agencia nacional de salud pública y la posibilidad de la colaboración de la red de farmacias que han hecho ustedes, en algún momento, alusión a una red nacional de farmacias centinela de salud pública. Si nos pudiera explicar un poco más cómo se podría establecer esa red nacional de farmacias centinela y qué papel podrán desarrollar para implementar y para apoyar una agencia nacional de salud pública.
En cuanto al ámbito rural, sin duda alguna hablaba de cohesión territorial, porque nuestra compañera alcaldesa lo dejaba muy claro. En estos momentos hay más de 858 farmacias que se encuentran en una situación de viabilidad económica comprometida. A nosotros nos gustaría conocer qué decisiones que puedan adoptarse, que puedan estar en la agenda política en estos momentos, y pudieran afectar de una manera directa a la viabilidad económica comprometida de esas oficinas de farmacia. Entendemos que una de las decisiones, o de las políticas, mirando hacia adelante, que hay que adoptar son mecanismos que garanticen que esas 858 farmacias, o las que puedan entrar en ese escenario de dificultades, estén protegidas para garantizar esa cohesión territorial.
Nos gustaría saber dos cuestiones más en relación a la opinión que tiene el colegio. Una de ellas es sobre la subasta farmacéutica, si consideran que es un mecanismo positivo, o no, y, si no es positivo, cuáles son los perjuicios que genera al final al sistema la subasta farmacéutica. Y, en relación a algunas de las modificaciones legislativas que se están planteando, conocer el parecer que tiene el consejo en relación a la disposición final tercera, a cuyo borrador hemos podido acceder, que modifica algunos artículos de la Ley de Garantías y Uso Racional de Medicamentos y Productos Sanitarios, si conocen el contenido de las propuestas que se plantean en el Real Decreto Ley de Medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria, que tiene previsto aprobar el Gobierno, si se ha hablado con ustedes y si comparten los planteamientos que en el mismo se hacen en relación a la farmacia comunitaria.
Muchas gracias.

Ana Prieto Nieto (GP Socialista)

Muchas gracias. Buenos días, bienvenido, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos a este Grupo de Trabajo de Sanidad y de Salud Pública que pertenece a la Comisión de Reconstrucción Económica y Social de España.
Aquí venimos con el ánimo de construir, España entera nos está mirando y nuestra responsabilidad es buscar y acordar los pilares básicos sobre los que construir. Aquí nos encontrarán a este grupo, que en este momento represento, al grupo socialista.
La farmacia es una profesión que conozco bien y quiero expresar, sobre todo, mi sentimiento más profundo por la pérdida de vidas humanas, entre las que se encuentran mis compañeros de profesión, los farmacéuticos, algunos, incluso, personas bien conocidas. Quería trasladar mis condolencias a sus familias y también el ánimo a todos los afectados y que están en este momento sufriendo esta enfermedad. Quiero también darles la enhorabuena, como profesión sanitaria que son, por el premio Princesa de Asturias, que viene a reconocer su aportación especial en esta pandemia, junto con otras profesiones sanitarias hermanas. Quería manifestar, también, nuestra enhorabuena por la iniciativa Mascarilla19 y quería también, antes de pasar a algunas cuestiones, agradecer el trabajo de la farmacia, de sus profesionales, tanto farmacéuticos titulares, farmacéuticos adjuntos, técnicos y auxiliares, y, cómo no, resaltar el papel de la distribución farmacéutica que ha permitido que todos los ciudadanos tengamos acceso a los medicamentos necesarios y prescritos por los médicos.
Voy a ser breve en las cuestiones porque quería que se parase y profundizase en algunas de las que le voy a hacer mención.
La primera es que, en su ámbito de actuación y de trabajo, ¿cuáles son algunas prioridades que usted nos podría proponer en la época post-COVID que viene?
En cuanto al papel de los pacientes, una vez pasadas las semanas y los meses más duros de esta pandemia, ¿cómo cree que debe ser el papel de los pacientes? ¿de qué manera se puede, desde las farmacias, promover el autocuidado y la autonomía de los pacientes? ¿qué ventajas nos plantean las tecnologías al respecto?
Y, ya para terminar, si nos podría explicar con más detalle, cómo ha sido y cómo debe de ser la dispensación domiciliaria y qué requisitos se deben señalar.
Y ya finalizo, agradeciéndoles esa iniciativa, que conozco se trabajó desde el Consejo General de farmacéuticos con el Gobierno de España.
Muchísimas gracias.

Respuestas

Si, bueno voy a ver si soy capaz. Voy a intentar hacerlo de manera un poco telegráfica. En primer lugar, el tema de los procesos es importantísimo. ¿Experiencias que tenemos? Pues experiencias de trabajos que hemos realizado entre la farmacia hospitalaria y la farmacia comunitaria, porque empezamos a ver cuál era la diferencia que había entre esas medicaciones al alza, es cuando el ciudadano llega a la primaria.

Pues mire, nos salieron resultados de hasta un 85 %, no había compatibilidad entre los tratamientos que se habían hecho a nivel hospitalario con el nivel primario. Esto es una de las cosas que a nosotros nos preocupa, y por eso, toda esa integración que tenemos que tener en el sistema sanitario, y, sobre todo, en todo lo que es la parte de la atención primaria. Todo el trabajo que se puede desarrollar desde las farmacias. Porque, solamente si existe esa integración, el farmacéutico, que es ese experto en el medicamento, puede aportar muchísimo en esa adherencia, que también decía otra de sus señorías, porque siempre lo hemos tenido pendiente en nuestra sanidad. No hemos dado ese avance, nos hemos quedado en las partes económicas, que todo fenomenal, porque es verdad que tenemos que intentar tener los medicamentos más baratos y que todas estas cosas, pero, tenemos que ser capaces de darnos cuenta de que detrás de todas estas cosas tenemos a unos ciudadanos. A mí no me gustaría que a mi madre o a mi padre le prescribiesen medicamentos en base a una subasta de medicamentos. No sé si a sus señorías les parece que hoy, a una persona con 85 años, le cambiemos la simvastatina o el enalapril de un tipo de laboratorio a otro, y, dentro de tres meses lo volvamos a hacer. Yo creo que esto está dentro del sentido común. Por eso en esta casa, en el Parlamento, yo creo que es donde tenemos que decir a las administraciones, no ya de un signo o de otro: oigan ustedes, aquí lo que tenemos son pacientes, y tenemos que cuidar a los pacientes. Nosotros no trabajamos, desde el punto de vista farmacéutico, si no es con los pacientes. Tenemos que saber lo que quieren los pacientes, tenemos que poner en el centro del sistema al paciente.
Yo, no sé si en esta Comisión hay también, han venido o van a venir pacientes, la verdad es que no lo sé. Lo que nosotros sí hemos hecho ha sido hacer un acuerdo con los pacientes, este que les hemos enviado a ustedes. Aquí nos dicen los pacientes lo que quieren desde el punto de vista farmacéutico, porque yo puedo querer una cosa, que está estupenda y me puede parecer fenomenal, pero son los ciudadanos los que tienen que decir oiga, que esto a mí sí que me sirve, pero que esto que usted está diciendo, pues a mí me sirve poco.
En cuanto al tema de los desabastecimientos, mire, si algo hemos hecho bien, todos, ha sido el control de los desabastecimientos en esta pandemia. Bajo mi punto de vista y, desde el punto de vista farmacéutico, es lo que se ha hecho bien. ¿por qué?, porque desde el día 13 de marzo la Agencia Española del Medicamento, Farmaindustria, AEMPS, la distribución farmacéutica y los del consejo general nos pusimos a trabajar para que no hubiese desabastecimientos, y lo hemos conseguido, porque cuando se da campo, se da vía a los que saben, ttienen el control de estas cosas, y se da participación, entonces todo es sumar, y aquí hemos sumado y lo hemos hecho muy bien. Ustedes imagínense, porque eran los datos reales, que en los primeros días hubo un medicamento que multiplicó por 7 las necesidades en la oficina de farmacia, pues no hubo desabastecimiento, no lo hubo. Y esto no es fortuito, esto es porque trabajamos todo el sector. ¿Qué es lo que nosotros reclamamos? Como aquí, aquí trabaja todo el sector, trabajan todos los grupos parlamentarios, esto es lo que tenemos que hacer, este es nuestro mensaje, esto es lo que nosotros pedimos.
Nosotros tenemos un problema en esto, y es que decimos, decimos, decimos, pero no somos capaces de llegar a sumar todos los abanicos parlamentarios. Porque miren, antes me preguntaban y nos preguntaban que qué nos parecía un decreto que, a mí, me ha llegado ayer a las 8 de la tarde, de estas filtraciones que hay muy a menudo de documentos, ¿no?, pues yo me he quedado asustado, porque no puede ser que en una situación como la que tenemos en estos momentos, queramos cambiar, a través de un real decreto y a través de una adicional, una ley tan importante como la Ley de la Garantía, una ley que fue aprobada por todos los grupos parlamentarios. En la sanidad, todos ustedes tienen la obligación de ponerse de acuerdo. No podemos trabajar a base de reales decretos o a base de decretos, tenemos que trabajar con el acuerdo de todos los grupos parlamentarios, que es que es la sanidad. Es que si no lo hacemos de esa manera nos encontraremos los problemas que luego no encontramos. Este el mensaje que nosotros les queríamos transmitir en esta línea.
En el desabastecimiento, problemas puntuales, muchos problemas puntuales, pero todos esos problemas puntuales hemos sido capaces de arreglarlos entre todos.
Otra cosa, y en el otro polo opuesto, son las mascarillas, tema que, ustedes como comprenderán, es un tema tremendo. Miren, nosotros dijimos en su momento, hace muchísimo tiempo, casi a finales de marzo, que habría que hacer dos cosas, una, marcar precio, había que marcar precio, porque lo que se estaba dando lugar era a una cantidad de proveedores que salían de todos los sitios habidos y por haber, haciendo su agosto, así de sencillo, en estas situaciones, haciendo su agosto. Había que marcar precios, y había -que me preguntaba también otra señoría- que hacer llegar a los más vulnerables y a aquellas personas que lo necesitaban en un principio esas mascarillas a través de los sistemas de receta electrónica, que para eso los teníamos, y para eso teníamos la gran red de oficinas de farmacia. Tristemente ese precio se marcó, pero un mes o mes pico después de que nosotros lo solicitásemos, porque es que lo veíamos venir, que es que la mascarilla, independientemente de voy, vuelvo, vuelvo, torno iba a ser necesaria, no hacía falta más que ver la televisión para saber que era una medida de protección que íbamos a tener que tener todos. Por lo cual, ahí teníamos un problema importante, y por eso solicitamos fijar el precio de la mascarilla. Sabrán ustedes que luego han venido más países europeos que lo han hecho detrás de nosotros, los italianos, los franceses, lo han hecho después, y este ha sido el tema con las mascarillas.
Y con las protecciones, bueno, si algo hay frustrante para nosotros en estos momentos es que no sabemos por qué hemos pasado de ser profesionales sanitarios por ley a no contar, nosotros no lo entendemos. Es que nosotros somos profesionales sanitarios por ley, no es de ayer, es que lo somos por ley desde hace mucho tiempo, pero ahora no contamos, todos esos 19 compañeros, esos 400 que me pedía su señoría, esos cuatrocientos noventa y tantos, 493 me parece, que son farmacéuticos que han pasado el COVID, de repente no son profesionales sanitarios. Pues mire, no, hay 11 profesiones sanitarias en España, no lo digo por los farmacéuticos, es que hay 11 profesiones sanitarias en España, lo dice la ley, no lo decimos nadie, lo que no entendemos es que tengamos que estar…, porque ¿ustedes se lo imaginan? que después de estar ahí al frente, después de estar, de ser los profesionales sanitarios que hemos estado cercanos a los ciudadanos, ahora además parezca que nos tenemos que hacer hueco. ¿Ustedes entienden esto? Nosotros es que no lo entendemos. Yo, cada vez que veo datos me pongo enfermo, porque claro, dónde están esos 19 farmacéuticos que han fallecido, dónde están.
Más temas que ustedes me han ido preguntando, sobre el tema de residuos, pues la verdad es que no hemos hecho todavía nada. La recomendación es, ya saben ustedes, que todas las mascarillas y todos estos productos se tiren a los contenedores de la basura normal, pero no hemos hecho, no hemos estudiado, ni lo hemos hecho nosotros, ni tampoco nos han solicitado que se haga a través de las oficinas de farmacia. Habría que estudiarlo, puede ser una iniciativa a mirar.
Por otra parte, lo que me preguntaban sobre los EPI. En nuestra carta al ministro día 13 de marzo lo que solicitamos es que intentasen protegernos, ¿cuál ha sido la realidad?, pues que nos hemos protegido, lo que pasa es que, bueno, a marchas forzadas, y como cada uno ha podido, porque no hemos tenido acceso a estos materiales. Ha sido francamente muy complicado, hemos hecho lo que hemos podido, cada uno en sus propias farmacias, con distintos sistemas, pero como creo que les ha pasado también al resto de los sanitarios, que hemos visto fotografías algunas veces, pues, bueno, qué vamos a comentar, todos las hemos visto y todos tenemos nuestra opinión sobre ellas.
Solamente decirles a sus señorías que nosotros no somos unos locales de riesgo, somos unos establecimientos sanitarios. Como establecimientos sanitarios tenemos ese riesgo, y, efectivamente, cuando hay una pandemia, pues somos esos profesionales sanitarios que trabajamos en esos establecimientos sanitarios y que, por lo tanto, tenemos que estar cubiertos como el resto de todas estas regulaciones.
Y luego tenemos esa farmacia de nuestra alcaldesa. A mí me encanta llegar a estas sedes y ver lo que ocurre. Señoría, los datos, una de cada tres farmacias está en el mundo rural, lo que pasa es que el mundo rural es muy amplio, en el mundo rural hay poblaciones de menos de 500 habitantes o de más de 500, nosotros lo dividimos así, de más de mil y pico, y esos son los datos que yo le he dado, pero luego están el resto de los pueblos que son más grandes, que, según la ley, son rurales, pero tienen otra ruralidad distinta. Imagínense que no hubiésemos tenido esa red que tenemos en España, que nos la hemos dado todos, tienen que tener ustedes tener muy claro que no se la han dado los farmacéuticos, esa red se la han dado ustedes los legisladores. Ustedes son los que han dicho dónde tienen que estar las farmacias, porque no sé si ustedes saben que, hace un siglo, las farmacias estaban en los centros de las ciudades, y ¿por qué?, porque estaban liberalizadas y ¿por qué estaban liberalizadas? bueno, porque era el sistema, y ¿dónde se ponían?, donde había comercio. Pero llego las administraciones y dijeron, no, no, ustedes se ponen donde hay necesidad, y eso lo marco yo. Eso para nosotros es un triunfo social, porque hemos hecho que tengamos oficinas de farmacia en todos los rincones de España, y lo que decimos es que utilicen estas oficinas de farmacia, utilicen a los 22 000 farmacéuticos, pruébenos, porque no se nos está probando, en la medida de las posibilidades de lo que puede dar una farmacia.
Y, cuando ustedes me preguntaban qué hemos aprendido, qué más cosas podemos hacer si tenemos un rebrote, pues hombre, lo primero es que hemos aprendido muchísimo, hemos sido autodidactas hasta decir basta. Saldremos mucho más rápido, con mucha más organización, pero hemos aprendido que los farmacéuticos necesitamos de las administraciones y que creemos que las administraciones necesitan a los farmacéuticos, pero, igual que a los médicos o a los enfermeros o a los fisioterapeutas. Es que, o integramos a todos los profesionales y contamos con ellos, o no seremos capaces de poder llegar a hacer una sanidad como la que queremos, una sanidad pública, una sanidad también con su parte privada, una sanidad pública para la que trabajar todos, una sanidad que sea eficiente y que sea capaz de dar respuesta a todas las necesidades.
Ustedes me han hecho tantas preguntas que creo que la presidenta tampoco me va a dejar mucho tiempo más.
El tema militar. Mire señoría, a mis compañeros, los farmacéuticos militares, les ha pasado como a los farmacéuticos de la oficina de farmacia rural, no dan abasto. Pero, entendiendo que todo es importante, y esto es así, esta es una opinión muy personal, yo creo que para las reservas estratégicas y todo esto, esta fenomenal, pero es muy difícil. La industria farmacéutica española es una industria muy importante, el número de unidades que se fabrican en las fábricas es muy importante, las necesidades de producción son muy importantes y, bueno, todo lo que sea que saquemos provecho de esta farmacia militar, a mí me parece fenomenal, pero no se olvide que en toda esta crisis, en todo este tema de los desabastecimientos, por ejemplo, si no hubiese sido por la unión de todo el sector desde el punto de vista de las industrias esto no hubiese sido posible. Conozco todo el trabajo de los compañeros farmacéuticos militares, que, además, no sé si ustedes saben que en los últimos premios que nosotros entregamos les dimos la medalla de oro del Consejo General por su trabajo y por lo que hacen en esta farmacia militar. Ahora, yo creo que cada cosa tiene que estar en su sitio.
Me decían también que qué podemos hacer con el control de las reservas estratégicas. Miren durante toda esta crisis hemos tenido un medicamento, bueno hemos tenido varios, pero sobre todo un medicamento, que se utilizaba para el lupus, se ha tenido que establecer un sistema por el cual todo llevaba un control estratégico de cada una de las unidades que estaban puestas a disposición de los ciudadanos, porque no podíamos desnudar a un santo para vestir al otro, no podíamos dejar a todos estos pacientes sin los tratamientos habituales. Porque, en un momento determinado empezaron, ya sabe cómo son estas cosas, empezamos a decir que este medicamento es súper, se está probando, se está probando y todo el mundo quiere este medicamento. Todo esto lo hemos tenido que ir parando. Este es el papel que el final hace, o puede hacer, la oficina de farmacia, de manera importante para que se siga suministrando este medicamento al ciudadano que lo necesite y, junto con las administraciones, en este caso con la Agencia Española del Medicamento. Ya le digo que hemos trabajado muy intensamente para conseguir tener ese equilibrio.
Y, sobre el tema de la ruralidad, que también le decía antes a la alcaldesa, si nosotros no tuviésemos la farmacia rural, ¿ustedes se imaginan todos los millones de ciudadanos que no hubiesen tenido ningún tipo de asistencia? ¿ustedes se imaginan cómo hubiese sido todo esto? Bueno, pues esto es nuestro sistema, este es el sistema español, este es el que tantas veces hablamos como sistema cercano, profesional, este es el sistema que se ha dotado la sociedad española y que creemos que es un sistema de éxito. Pero, creemos también, que es muy necesario que se cuente mucho más con la actividad y con el trabajo que pueden desempeñar profesionales que han estudiado cinco años de carrera y que son los expertos en los medicamentos.
Bueno, yo creo que hasta aquí las respuestas. (…) no sé cuáles, porque es que había tantas, las mascarillas, el precio máximo, lo he contestado, el precio máximo que lo hemos marcado nosotros, …
(Se escuchan murmullos que no se distinguen)
Eso lo he dicho, ya lo he contado. Ya, es que eso no le sé contestar, entonces no le puedo contestar, no tengo números de opiáceos de hospitales que hayan aumentado, yo lo que les digo es que en las farmacias, no.
La señora PRESIDENTA: Si les parece, para no hacer un diálogo, yo creo que si el señor Aguilar…
El señor AGUILAR SANTAMARÍA (presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos): Yo le puedo contestar.
El señor GESTOSO DE MIGUEL: Los opiáceos y los psicotrópicos.
El señor AGUILAR SANTAMARÍA (presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos): Mire en la demanda de los medicamentos, piensen una cosa, el mes de marzo hubo un incremento de demanda de medicamentos tremendo, alrededor de un 20 %, en el mes de abril la demanda del medicamento estuvo en un -2 % y en el mes de mayo va a estar en alrededor de un 20 % en negativo, porque el medicamento se toma cuando se necesita, esto no son patatas fritas. Es decir, el paciente toma su simvastatina, su enalapril, su medicamento y lo toma cuando lo necesita, no toma dos dosis, ni tres dosis, ni cuatro dosis, toma la dosis que tiene que tomar. Otra cosa que con esta pandemia lo que habilitamos fueron sistemas para que los ciudadanos no tuvieran que salir de su casa y pudieran llevarse para dos meses esos medicamentos. Permítanme, yo no comparo nada con los bienes de consumo, y menos los medicamentos, pero esto es como el efecto del papel higiénico, me van a permitir que les diga, cuando ustedes oyen: es que el gasto farmacéutico se incrementó en el mes de marzo, sí, pero es que, en el mes de abril, bajó y en el mes de mayo va a bajar más o ya está bajando más, ¿entienden un poco? Yo los datos de los opiáceos, que son, sobre todo, los medicamentos que se han utilizado en las UCI, y estos forman parte de lo que es la farmacia hospitalaria, yo no tengo datos, pero, todo lo que sea público, yo le puedo hablar de (¿¿??) farmacia, que son los datos que tenemos.
El señor GESTOSO DE MIGUEL: ¿Tienen acceso a las farmacéuticas de los hospitales? ¿a los farmacéuticos que están trabajando allí?
El señor AGUILAR SANTAMARÍA (presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos): A los datos no, porque los farmacéuticos de los hospitales no dejan de ser empleados de sus sistemas.
El señor GESTOSO DE MIGUEL: ¿Están colegiados no?
El señor AGUILAR SANTAMARÍA (presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos): Sí. Pero que estén colegiados no significa que tengan que dar datos de sus empresas.
El señor GESTOSO DE MIGUEL: Ya.
El señor AGUILAR SANTAMARÍA (presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos): Son empleados de un sistema público, que es el que tiene que dar el dato. Estos datos los tiene que dar el ministerio y las comunidades autónomas.
El señor GESTOSO DE MIGUEL: Vale.
La señora PRESIDENTA: Muchísimas gracias señor Aguilar.

Infórmate de cómo ayudamos a empresas e instituciones

a seguir las comisiones parlamentarias y otros asuntos públicos

aftertitle white