fondo_covid

Comisión Congreso

para la Reconstrucción Social y Económica

carmen-ferrer

Cinta Pascual Montañés

Presidenta del Círculo Empresarial de Atención a Personas

5 de junio de 2020

Intervención

Muy buenos días a todos. Decirles que, para nosotros, desde CEAPS, es un placer poder estar hoy aquí. Estamos un poco en Sanidad, en Servicios Sociales, es como está el sector en estos momentos, que no sabemos bien, en algunos sitios ya estamos en Sanidad, en otros no, pero lo que es importante es que exista el debate de dónde y cómo tenemos que estar. Antes de empezar, como sector, quiero dar mi sentido pésame a las casi 20 000 personas que han muerto en residencias de mayores de España, creo que por ellas hoy estamos aquí, y por todo un sector que, en este caso, son 385 000 mayores en España. CEAPS tiene más de 200 000 plazas, en todas las comunidades autónomas tenemos nuestra asociación autonómica y CEAPS es el paraguas de toda España.

Nos costó tanto entrar en esta Comisión y, aunque no estamos en la general, estamos en la sanitaria, y os damos las gracias a aquellos que habéis hecho que nuestra voz esté hoy en el Congreso de los Diputados.
Hemos traído un informe muy bien hecho, realizado por expertos y por gente que ha estado en las trincheras durante tres meses. Hemos estado en residencias, hemos estado en toda España viviendo la situación en cada una de las comunidades autónomas, y tenemos datos de todas. Se lo enviaremos a todos los gobiernos autonómicos, porque nos interesa que esta documentación llegue a todo el mundo.
Para hacer un poco más fácil el debate hemos hecho tres infografías, como esta, que resumen muy bien lo que hoy se va a plantear aquí.
Creemos que es un momento de pasar cuentas de lo que ha pasado. Yo siempre decía, cuando hablábamos de estar en comisiones, que no se podía hablar de una comisión de reconstrucción social y económica sin tener en cuenta el sector de atención a las personas mayores. Porque, evidentemente, por el porcentaje de muertos que ha habido en este sector, algo ha fallado.
¿Quiénes somos? ¿Qué hacemos? Cuidamos a personas que, como dice esta infografía, viven en una residencia. Una residencia no es un hospital, es un hogar, es un sitio donde tenemos que cuidar y mimar a la gente, son vulnerables, las zonas no están preparadas para sectorizar, ni para entradas, que ahora somos unos expertos en salidas, en infecciones, porque es lo que nos ha tocado vivir, y cuando algo tan grave te pasa, lo único que podemos hacer es aprender.
Las personas mayores son, generalmente, mujeres, de 85 años o más, que tienen como mínimo tres enfermedades y siete medicamentos diarios. Por lo tanto, insisto, la vulnerabilidad que tenemos es muy grande. ¿Por qué están en residencias de mayores? Porque, seguramente, como muchos de ustedes, y yo misma, con el trabajo, con los niños, es muy difícil cuidar un dependiente 24 horas al día, 365 días al año. El 44 % ingresa con riesgo de sufrir úlcera de presión, el 67 % padece algún tipo de incontinencia, el 17 % insuficiencia respiratoria, el 17, por lo que dentro de una pandemia que afecta, básicamente, a la parte respiratoria, esta gente era la más vulnerable del sistema. Y el 65 % tienen algún tipo de demencia. Este es exactamente el perfil de personas que atendemos, que es una persona enferma crónica, que podría estar en cualquier hospital, en cualquier sociosanitario, pero es el que reside en nuestras residencias.
¿Quiénes somos nosotros? Yo explicaba aquí quién soy yo, yo soy Cinta Pascual, presido CEAPS, presido ACRA en Cataluña, representamos a 200 000 plazas, y tengo un grupo de residencias en este momento, pero empecé hace 25 años en una residencia de un pueblecito de 25 plazas. Me enamoré de este sector y empecé a construir este sector. Soy una empresaria. Lo digo porque se pone en duda quiénes somos, somos empresarias. Pero, fíjense ustedes, que el 67,30 % son pymes, pequeños empresarios que hemos empezado a pedalear desde hace, 15, 20, 25 años, como es mi caso. Y esta es la gente que yo me he encontrado en toda España, 67,30 % pymes, pequeños empresarios. El 15,64 % corresponde a grandes grupos, como en todos los sectores, que levante la mano el sector en el que no haya grandes grupos. Lo digo por todos aquellos que ponen en un saco que la atención a la dependencia es de grandes grupos en nuestro país, no es cierto. Y yo estoy aquí hoy para que ustedes sepan los datos de verdad, no los que corren por las redes. 67,30 % de pequeñas y medianas empresas, 15,64 % de grandes grupos, y 15 % de cooperativas, fundaciones; todos ellos también están en CEAPS. Por lo tanto, defendemos tanto el tercer sector como el sector mercantil. Yo solo digo que solo hay una vara de medir cuando la gente entra a una residencia, y es la calidad, la calidad y la calidad, no hay nada más. Por lo tanto, seas un empresario pequeño, seas un gran grupo o seas una cooperativa, créanme que lo único que nos interesa es que esto funcione y lo haga de verdad.
A partir de aquí, es importante que este debate quede claro, porque ahora ya saben quiénes somos. Pero, miren, aparte de ser empresaria, a mí me encanta la ética, cada uno tiene sus hobbies. Hace 10 años, cuando se constituyó uno de los primeros comités de ética, me llamaron, y allí estoy desde hace más de 10 años. Incluso he creado un comité desde Foment del Treball, y desde la CEOE también se va a hacer igual, para hablar de ética. Yo creo que la ética no va simplemente de personas vulnerables, no va de sanidad, no va de protocolos, va de ética, va de valores y va de que nos planteemos hoy aquí, que es lo que intentaré trasmitir en estos minutos, qué ha pasado en el sector de residencias.
Tal vez estoy siendo muy dura con este discurso, pero después de vivir tres meses el infierno que he vivido personalmente, no entiendo los discursos demagogos que a veces he oído en foros, en televisiones o en el Congreso de los Diputados. No creo que este sea el discurso que necesita este país para reconstruir un futuro, en el que -les quiero advertir- va a haber el doble de gente mayor de la que hoy hay en España en 30 años. Por lo tanto, nos tenemos que plantear los servicios de larga duración de diferentes maneras, no solo en residencias, sino ten todo tipo de servicios, en plataformas de servicio, atención domiciliaria… Es decir, tiene que haber unas estructuras tecnológicas que hagan que nosotros, los que estaremos dentro de 30 años en las residencias, que somos prácticamente el colectivo por edad que estamos aquí, querremos. Querremos tener aplicaciones tecnológicas que nos tengan en contacto con los médicos o con las enfermeras, y con esto podremos conseguir estar más tiempo en casa que lo que estaríamos sin estos recursos.
¿Qué ha pasado durante este tiempo? Ha fallado el derecho a la sanidad universal. Esta sanidad de la que hemos hablado hoy, que hablábamos de respiradores, todo esto son los correos electrónicos de llamada de auxilio de este sector. Esto es lo que ha pasado durante estos tres meses. Ha sido un infierno, y lo digo de verdad, porque, realmente, alguien decidió que no había camas de hospital para todo el mundo, y esto no ha pasado en toda España, no es verdad, ha pasado donde ha habido colapso sanitario, se lo digo porque tengo diferentes residencias en diferentes partes de España, y no es cierto que ha pasado en toda España. ¿Ha pasado porque la residencia era mejor o peor? Tampoco es cierto. ¿Ha pasado porque teníamos más o menos EPI? No es cierto. Ha pasado porque donde estaba el COVID, donde había una infección comunitaria muy profunda, y cuando las puertas se cerraron el COVID estaba dentro. Y las residencias ¿qué somos? Hogares que no podemos sectorizar. Cogías un protocolo y te decían: lo que tienen que hacer es aislar a las personas con tos y fiebre. Hoy, muchas residencias, y no en toda España, que esta es una reivindicación que hago aquí hoy, ya se han hecho test. ¿Saben ustedes que tenemos un 30 % de mayores asintomáticos? ¿que aislábamos a una persona y dejábamos a la otra y esta otra también tenía el COVID? ¿cómo puede ser que ahora nos planteemos una desescalada sin haber hecho el test a todas las residencias de España y a todos los profesionales que trabajan en ella? Pues así es como estamos en estos momentos. El test es fundamental para poder tirar para adelante una desescalada con la máxima seguridad para nuestros mayores.
Cuando alguien decide si se va a derivar o no una persona, yo no creo que nadie lo haga porque quiera hacer daño a nadie, no, yo creo que hay protocolos médicos que, en un momento dado y ante un colapso, deciden que habrá 385 000 mayores que se quedarán en las residencias. ¿Eso puede ser válido en algún momento? ¿Se lo preguntamos a las personas mayores, que son una generación silenciosa, que han pasado una guerra, una postguerra y que te da las gracias y no reproches? Si se lo preguntamos a esta gente seguramente dirá: dejen estas camas para mis hijos o para mis nietos, pero es que esto no se ha preguntado, ni a los mayores, ni a sus familias, ni al sector que trabaja y gestiona estos centros. No han preguntado a nadie. Se tomó una decisión, se tiró para delante y no nos dijeron en qué estábamos metiéndonos, y nosotros simplemente estábamos repitiendo: esto no es una crisis social, es una crisis sanitaria, nosotros tenemos personas enfermas de COVID, y, por lo tanto, si no nos dan medios, no podemos hacer nada en estas residencias. ¿Alguien no sabía que esto era así? ¿algún dirigente político, de verdad, no sabía que esto era así, que esto era un COVID, que esto era una situación con la que las residencias no podíamos? En estas infografías que les mando, que en CEAPS hemos estado trabajando para que todos ustedes lo vieran, hay una cantidad de fechas en las que se ven todas las llamadas de auxilio que CEAPS ha hecho, todas. El otro día compañeros míos me decían que habíamos trabajado mucho y yo les decía que no lo suficiente, tenemos 20 000 muertos, y esto nos ha hecho un daño reputacional horrible. ¿Y saben por qué nos ha hecho un daño reputacional? Porque nadie ha venido a nuestro lado y nos ha dicho: señores de las residencias, os necesitamos. Hay mensajes y notas de prensa que yo, personalmente, pude transmitir a algunos dirigentes políticos diciendo: estaremos a vuestro lado, somos imprescindibles en esta crisis, haremos lo que podamos, pero necesitamos herramientas, necesitamos medios. Les pido que vean lo que pasó en este cronograma, porque realmente pedimos auxilio cuando nos dimos cuenta que no venían los médicos y las enfermeras, cuando nos dimos cuenta que nuestros profesionales no tenían derecho a PCR. Se llamaba por teléfono y les daban una baja de quince días, y veíamos cómo cada día teníamos menos manos para trabajar. Una baja por teléfono. Se estaba diciendo en aquel momento que el personal sanitario podía coger bajas por teléfono, se hacían PCR, se estaba, a nuestro personal ni lo veían, quédate en casa, y esto hacía que iba restando y restando las posibilidades de tener más manos.
Aparte de todo lo que aquí se explica, hubo un momento en el que supimos que teníamos que ser considerados por algún documento de nivel 1, de máxima prioridad, para ver si así podíamos desbloquear los PCR y los EPI. Lo intentamos, salimos en nota de prensa, hablamos con todo el mundo que pudimos, y, finalmente, creo que fue el 21 de marzo, se hizo una orden que ponía que éramos prioritarios y que, por lo tanto, teníamos derecho a lo que era ser prioritario, PCR, EPI, incluso movilidad de nuestro personal. Hay llamadas que no las he puesto aquí por ética, pero hice llamadas a casi todos los gabinetes de ministros, y no les engaño, lo conseguí, hablé con ellos, ¿y qué encontré? Algo que no espero encontrar hoy aquí, reproches entre comunidades, entre partidos políticos, y era un sector que les estaba diciendo que no queríamos reproches, que estábamos en medio de una pandemia, que las noticias eran horribles, que lo que estábamos sufriendo era inhumano, y les pedía simplemente que nos sentáramos en una mesa y que el mismo Gobierno dijera: vamos a solucionarlo. Que después se ha visto que esto es una estrategia que se ha hecho en muchas partes de Europa, y no ha funcionado en ninguna. Como dice el mismo defensor del Pueblo, que nadie le puede acusar de ser partidista o no, o como dice el informe de la OMS, que tienen aquí ustedes. No es una buena decisión. Ahora se ve que no era una buena decisión, pero en aquel momento, igual no lo veían así, pero, como mínimo, cuando alguien decide que nuestros mayores tienen que estar en las residencias, ¿qué esperábamos? Algo muy sencillo: EPI, médicos, enfermeras y test. Y, a partir de aquí, que se hiciera una valoración de cada una de estas personas, y si algunos podían salvar la vida, evidentemente, había que trasladarles a los hospitales.
Hay una imagen que no borraré en la vida de mi memoria, ver a un médico entrar en una residencia y decir: mórfico, mórfico, mórfico. Aquel día convocamos una junta directiva y avisamos que estábamos solos, que esto no podía ser, que esto sería un drama, porque si cada vez que venían se colocaba mórfico, ustedes saben qué es esto, dos, tres días, y exitus. Pues mire, esto es lo que vivimos. Cuando alguien vive lo que nosotros hemos vivido, al final no es una cuestión de culpables o no culpables. Decíamos que queríamos estar en la Comisión, no por reproches, sino por decirles qué se tiene que hacer en el corto plazo, en el rebrote de noviembre, la desescalada, cómo tenemos que atender a nuestros mayores a largo plazo. Esto es a lo que nosotros hemos venido, pero, me parece que para que un problema se pueda solucionar, primero es hacer conciencia de lo que ha pasado, y si esto es humano o no. Por eso les decía que, para mí, esto es un dilema ético que la gente que formamos parte de comité de ética nos tenemos que encontrar diariamente. ¿Es normal lo que hemos hecho? ¿es así como queremos? ¿serán las personas más vulnerables del sistema los que dejaremos fuera de la sanidad si esto vuelve a pasar? Y si es así ¿prepararemos las residencias de mayores para que les podamos atender, o no, lo haremos como lo hemos hecho?
Yo a veces digo que esto ha sido un verdadero desastre, pero si algo no podría tolerar el país, ni el sector, es que esto volviera a pasar, no sería humano. E insisto, esto no va de reproches, va de buscar soluciones.
Lo que más duele de todo esto es que hace dos años CEAPS editó un proyecto, El caos de la dependencia, en el que dijimos cómo se tenía que solucionar, o cómo tenía que ser el modelo de atención a nuestros mayores en toda España. Hemos viajado por todo el mundo, traemos gente aquí, formamos parte de asociaciones europeas, y no ha pasado esto por un modelo diferente, ha pasado en todo el mundo, en unos sitios más y en otros menos, y ¿dónde ha estado la clave? la sanidad, los EPI y los test. No ha habido más. El modelo, pequeñas unidades, que es lo que a nosotros nos gusta, te permite sectorizar mejor, pero no ha sido un problema de modelo, y lo podemos ver en el informe cuando vemos lo que ha pasado en diferentes partes de Europa y del mundo. No es un problema de modelo, es una enfermedad, es una pandemia que, lógicamente, afecta más a las personas más vulnerables. Y en este El caos de la dependencia, que ya habíamos puesto qué pasaba, queda tremendamente claro.
Cuando fallaba el acceso a la sanidad pública nos encontrábamos documentos de mil maneras, me acuerdo uno de tantos que vi de España que decía: si esta persona tiene un (¿¿EFCR??), un barthel, eran todos los de la residencia, el 95 % estaban ahí dentro. Puede ser muy políticamente correcto el documento, no pone las personas de las residencias…, menos uno que tengo aquí y que no voy a sacar por educación de quién lo hizo, que estoy segura que se equivocó. Pero, evidentemente, estaba hecho con la intención, y pone incluso en este documento lo de no colapsar más el sistema sanitario. Insisto, ni una llamada al sector para decir cómo lo vamos a hacer. Hemos decidido que se queda, pero cómo lo vamos a hacer.
Yo creo que ha habido un gran problema en esta gestión de crisis, y, para mí, no ha habido ni transparencia ni comunicación con el sector. Creo que estas personas, estas familias, estas personas que para nosotros tienen nombre y apellido, no son números, no los hemos conocido quince días de un hospital o de una semana o un mes, muchas de ellas hacía años que vivían en una residencia. Para nosotros era un drama, de hecho, estamos haciendo trabajo emocional y psicológico para que nuestros profesionales puedan. Estamos haciendo incluso despedidas con sus familias para poder cerrar el duelo de lo que estamos viviendo, y, a veces, cuando llamamos a los familiares, por ellos, pero también por nosotros. ¿Ustedes se imaginan los familiares viendo lo que salía por la televisión y teniendo a su padre o a su madre en una residencia? ¿se imaginan el dolor? Algunos nos decían: pero, ¿por qué pone sospechoso de COVID, si nadie le ha hecho un PCR, y para mí esto es muy importante, porque dependerá cómo hago el entierro? cosas que, en aquel momento, a aquella hija o a aquel hijo le parecían que eran lo más importante del mundo, porque necesitaban esta parte de la etapa de final de vida, que es la que hacemos nosotros. Nosotros ya sabemos que es la etapa final de la vida, la gente no viene a la residencia para saber que se curará como en un hospital, estamos preparados y somos expertos en final de vida. Por lo tanto, ha sido doloroso hacer finales de vida sin tener las familias a nuestro lado, porque es así como ha sido.
Decidir que los mayores se quedaban fue una decisión que tenía que contar con el sector, y esto es lo que duele más, que no hayan contado ni tampoco nos hayan comunicado.
Quiero abrir una pantalla en el tema de EPI, porque el compañero de antes, Pedro Lorente, ha dicho que no le habían faltado. En aquella junta donde todos los compañeros de toda España nos miramos a los ojos, teníamos un comité de crisis, expertos epidemiológicos a nuestro lado, que nos decían: esto es una guerra y estáis solos. Llamamos a Médicos sin Fronteras y les pedimos que nos enseñaran a hacer EPI, gracias a los miles de mascarillas que nos dejó la ciudadanía a las puertas. Esto fue así, nos dejaron mascarillas, batas hechas con bolsas de basura, los EPI no llegaron en algunas comunidades, en unas más pronto y en otras más tarde, pero, desde luego, si algo ha fallado en esta crisis es la compra conjunta de EPI. Esto ha fallado porque, al final, la administración que tienes al lado… ¿Sabes quién me solucionó en mis residencias los EPI? El alcalde del pueblo, que se fue a buscar en fábricas que estaban cerradas, esto es la verdad, y, por tanto, la administración más cercana, los pueblos, son los que en algún momento pueden reaccionar.
Las llamadas de auxilio. Cuando el Decreto ley 987/2020 dijo que podíamos llamar a auxilio, dijimos: vamos a llamar a auxilio, vamos a documentarlo todo. Cuántas veces llamamos, cuanta documentación, a qué CAP, qué llamadas de teléfono hemos hecho, lo tenemos todo documentado. Cada día nos pedían información, a veces de dos o tres sitios diferentes, y ¿no hay datos fiables en España? ¿dónde están estos datos? Tiene que haber datos, necesitamos ver resultados. ¿Hay datos ahora que son el doble que los que había? ¿cómo puede ser esto? Mire, en función de unos u otros nosotros tenemos menos del 50 o más del 70. Miren si es importante para nosotros y para todas estas personas mayores que han causado defunción.
El test diagnóstico. Alguien ha dicho que no teníamos test. Posiblemente, no teníamos test, pero en esta población más vulnerable es donde…, los que ya estaban en el hospital tratados podían estar tratados, los que estaban en residencias sin saber qué les pasaba, no. Insisto, hay asintomáticos que no sabíamos que lo eran.
Colapso de personal. Se ha dicho mucho que había colapso de personal en las residencias. Sí, por supuesto que lo había. Bajas de quince días, ¡vete a tu casa! y después, ¡no ha sido COVID! Necesitando aquellas manos, imprescindibles para seguir. Por teléfono, sin test, enfermedades de riesgo. Miedo, es normal, he visto las caras del miedo. Venían los médicos, venía la UME, y llevaban trajes, monos hasta arriba, cascos, y nosotros con bolsas de basura. ¿Creen que esta es la imagen de los que van a cuidar a nuestros mayores en España? ¿nos merecemos los titulares? ¿de verdad nos merecemos el daño reputacional que se ha hecho? Es impresionante. Le pedimos a los dos ministros, a todos los directores de gabinete, si no pedimos nada más que lo hagamos juntos, que nos facilitéis estos medios y lo hagamos juntos, es lo que pedimos, nada más.
No puedo entender, se lo digo de verdad, que nadie nos diera una mano y saliera a nuestro lado. Hay gobiernos de Suiza y de otros países que han salido y han dicho: igual no fue la mejor decisión, igual nos hemos equivocado dejando a la gente en las residencias, no había EPI, no había médicos, no había respiradores. ¿Esto nos va a devolver los muertos? No, para nada, pero sí va a poner una realidad, va a poner a nuestro sector donde está. Porque, como les decía antes, en este sector que cuida no somos mercenarios, no lo somos, somos empresarios, generalmente pymes, que hemos luchado mucho porque este sector llegue aquí. Por tanto, duele aún más cuando vemos esta demagogia de los que somos, ¿qué somos? ¿conocen ustedes las residencias de sus pueblos y de sus ciudades? Vayan a visitarlas y verán qué somos. En algunos pueblos somos la empresa más grande que hay, sí, pero sigue habiendo pequeñas empresas, pymes, y grandes profesionales en cada una de ellas.
¿Cómo nos lo planteamos? Miren, estamos muy preocupados por los rebrotes de noviembre, queremos que los PCR se hagan en toda España, y no uno, dos y tres, porque si algo hemos aprendido es que una persona mayor no se cura en quince días, puede estar dos meses y no salir positivo aún. Tiene todo el sentido del mundo. Nosotros necesitamos volver a saber cómo esta persona está evolucionando la enfermedad, si ha creado anticuerpos. Lo necesitamos, para empezar, por ellos, por sus familiares, por los trabajadores, y por ver que estamos haciendo las cosas bien, que no hay más infectados de los que había el día 1 o el día 20. ¿No tiene que haber test? Ahora hemos empezado a comprar.
Dentro de todo este apartado de cómo hemos hecho las compras de EPI, hicimos una compra cuando ya se nos consideró nivel 1, CEAPS hizo una compra conjunta de miles y miles de EPI. Me acuerdo que en la junta me preguntaron: y esto quién lo pagará. No sé, pero nosotros, pero los necesitamos, ya hablaremos después de esto. Nuestra compra se quedó el 1 de abril en un aeropuerto. Cada día hacíamos seguimiento de esta compra, el 9 de abril recibo el mensaje, y leo literalmente: lo siento, el material se queda confiscado, no sé qué deciros, las residencias de mayores no estáis en la lista, dicen que este material tiene que ir a hospitales. Y no leo más. Yo intenté canalizar aquel correo a todo el mundo, y les pregunté qué pasaba, que por qué no estábamos en esta lista, el material era nuestro, lo habíamos pagado, no queríamos el dinero, queríamos las mascarillas, queríamos las batas. Y me contestaron que no encontraríamos en toda España un documento que dijera que no nos facilitaban esta información, y que no habría un documento oficial que dijera que esto pasaba, pero sí que hay facturas, sí que hay correos electrónicos y sí que hay información que lo demuestra.
En este rebrote necesitamos EPI, mascarillas, PCR, médicos y enfermeras. Necesitamos que se nos garantice que las personas más vulnerables irán a los hospitales cuando lo necesiten, como está pasando ahora, ahora está pasando en muchas partes de España. Se analiza la historia clínica, se decide y se traslada. Necesitamos esto, no podemos tener respiradores, CEAPS no quiere hospitales, quiere hogares, que venga el médico a la residencia. Fíjense, en este informe que hicimos hace dos años decíamos que lo que más faltaba en España era la coordinación sociosanitaria, decíamos que en muchos países de Europa la sanidad es universal, como aquí, y ¿por qué tenemos que pagar médicos y enfermeras si ellos tienen derecho a la sanidad universal? Por lo tanto, que esta sanidad viniera a las residencias y hubiera una colaboración de tú a tú. La sanidad es universal y los médicos y las enfermeras tienen que venir a las residencias. Cuando ha pasado todo esto llamabas a atención primaria y algunos te decían: ¿hay una residencia en este barrio? Esto es lo que ha pasado, y a todos les hemos contestado que cuando pase esto vamos a visitarlas todas, porque creo que es un buen trabajo.
Por tanto, pedimos, dentro de este modelo, que haya una atención sanitaria, que seamos modelos de atención centrada en la persona, no queremos hospitales, queremos que exista un modelo de atención centrada en la persona con coordinación sanitaria pública. Los ancianos, las familias, la Administración que compre una plaza, no tienen que pagar la sanidad dos veces, porque ya existe, lo que tenemos que ver es a qué tenemos derecho, no a que nos hagan una visita si llamamos a un teléfono, no, porque son enfermos, son personas con pluripatologías, necesitamos que vengan cada día a visitarles; por eso, muchas residencias contratamos médicos o enfermeras.
Otra cosa que necesitamos es mayor financiación. Lo decía el informe de CEAPS, los países de la Unión Europea de nuestro alrededor tienen un 2 % del PIB. La dependencia va a crecer de forma desproporcionada, ¿podemos saltar del 0,56 que estamos ahora al 2? No, no podemos, pero sí podemos ir dando pasos para colocar la financiación donde está.
Necesitamos la solidaridad interterritorial, las competencias están en las comunidades autónomas, nosotros negociamos con ellas cuál es el modelo, cuál es el precio, cuáles son los requisitos. La Ley de la Dependencia lo dice muy claro, el 50 % será una aportación estatal. Y después, el famoso 33, 33, 33, por el que 33 paga el Estado, el 33 la comunidad y el 33 la propia persona usuaria con su pensión. Esto es el modelo. ¿Qué les preocupa a nuestros mayores? tener residencias de calidad, de proximidad a sus domicilios, porque esto hace que la familia venga cada día a verles o a darles la comida. Es fundamental que tengamos esto en cuenta.
Necesitamos que se incremente el precio de la plaza pública. Tanto hablar de público, pues más del 70 % son plazas concertadas, quien marca las tarifas es la Administración, quien te marca los ratios es la Administración, quien te dice quién puede entrar y salir es la Administración, y sí, hay un mercado totalmente privado, claro que lo hay, pero necesitamos que aumente las tarifas la gran parte pública, porque tienen que incrementar los salarios de nuestros trabajadores. ¿Saben qué pasó en tres comunidades en el momento más álgido? Que hospitales se fueron a buscar los pocos sanitarios que teníamos en las residencias, cobraban el 50 % más. Nuestra cara de impotencia en aquel momento…, no es una anécdota, de verdad, es una realidad, y hay muchos casos. Esto es lo que pasó.
Necesitamos reconocimiento de estos profesionales, y no solo podemos luchar con residencias, no, yo considero que la institucionalización tiene que ser el último recurso, tenemos que tener plataformas de servicio y hacer el último recurso.
Ya acabo. Dentro de esta coordinación que tanto estamos pidiendo, por favor, quiero que quede muy claro que hay una cosa a corto plazo, que es ahora, con el posible rebrote, y una más a largo plazo, que es una coordinación sanitaria y sociosanitaria de igual a igual. El modelo, como en otros países, modelo asistencial, modelo sanitario y dentro de una misma residencia tres módulos, el asistencial, el que tenemos que cuidar más, que es el final de vida, trabajar sin contención, el cuidado de atención centrada a la persona, lo que llevamos años defendiendo desde CEAPS. Desde la sanitaria, la coordinación con la sanidad pública de este país. Y el hotelero. Miren, nuestros mayores quieren estar a gusto, quieren tener habitaciones individuales, si puede ser, que no son las que tenemos en España, pero se adatan, pero también quieren comer bien. La parte hotelera es importante. No pueden vivir en habitaciones, y esto ha sido la segunda parte de esta pandemia, gente encerrada durante meses en habitaciones por no poder hacer test diagnósticos y saber exactamente qué les pasaba.
Gracias.

Preguntas de los grupos parlamentarios

Josune-Gorospe

Josune Gorospe Elezcano

GP Vasco
Ver pregunta
Díaz-Gómez,-Guillermo

Guillermo Díaz Gómez

GP Ciudadanos
Ver pregunta
Ferran-Bel-Accensi-(GP-Plural,-Junts)

Ferran Bel Accensi

GP Plural – Junts
Ver pregunta
Medel-Pérez,-Rosa-María

Rosa María Medel Pérez

GP Confederal UP
Ver pregunta
Velasco-Morillo,-Elvira

Elvira Velasco Morillo

GP Popular
Ver pregunta
Ana-Prieto

Ana Prieto Nieto

GP Socialista
Ver pregunta

Josune Gorospe Elezcano (GP Vasco)

Gracias, presidenta. Gracias, señora Pascual por sus explicaciones.
Por responder a la pregunta que nos ha formulado de si conocemos las residencias de nuestros municipios, le diré que mi compañera ha sido directora, y volverá cuando deje la política, de una residencia, médico y directora. En mi caso, he estado como presidenta de una mancomunidad de nueve municipios donde teníamos una residencia pública, y en mi municipio hay dos residencias. Conocemos perfectamente cuál es el sector, y si no lo hubiéramos conocido nos preocuparíamos por tener toda la información, porque nos importa muchísimo el bienestar de todas nuestras personas.
Paso a formularle preguntas o unas reflexiones en relación a lo que usted ha planteado. Comentaba que, a su juicio, no era un problema de modelo. ¿No cree usted que hay otro tipo de modelos donde no haya tantas personas, un modelo tan institucionalizado, donde las personas estén tanto en residencias? Se me ocurre Alemania, qué modelo tiene. No he tenido oportunidad de ver el estudio que ustedes han hecho, pero sí es verdad que los datos son muy distintos, Alemania tiene una pirámide poblacional con mucha gente mayor y, sin embargo, los resultados no han sido los mismos. ¿No cree que debe potenciarse la atención sanitaria a domicilio de forma que, tal vez, ese modelo no sea tan potente? Como alternativa. Nosotros consideramos que el modelo de residencias es bueno, es importante, hay que cuidarlo y se tiene que seguir trabajando, pero tal vez se pueda trabajar la atención sanitaria a domicilio, que, al final, muchas personas también quieren estar en sus casas.
Es su línea de negocio, es su sector, y entiendo que sus respuestas estén condicionadas también por el rol que le toca defender aquí, pero tal vez no todo el mundo defienda con los mismos valores el negocio, y ahí es donde está el problema, cuando hay un negocio en un sector como este. ¿No cree que mejoraría la situación una integración -entiendo que iba por ahí- de la coordinación de servicios sociales y sanitarios para mejorar esa atención en residencias de mayores?
Por último, a futuro y de forma gradual, ¿no cree que también mejoraría mucho la línea de intervención y de atención asistencial a las personas mayores la mejora de la cualificación profesional de las personas que están trabajando en el ámbito de las residencias? También creo que deberán mejorar las condiciones, pero también, probablemente, esa atención profesional.
No tenemos más preguntas que formularle.

Guillermo Díaz Gómez (GP Ciudadanos)

Gracias, presidenta. Gracias, señora Pascual por su comparecencia, bienvenida al Congreso de los Diputados.
Antes de nada, decirle que la narración que nos ha hecho hoy aquí es muy dura, lamento mucho por todos los trabajadores de las residencias, especialmente por los residentes, por supuesto, y porque hayan tenido que vivir esto. Creo que tenemos que mirar a futuro, tenemos que ver que esto no vuelva a suceder. Yo conozco bien el mundo de las residencias, mi hermana dirige una de ellas, y, afortunadamente, no pasaron esta situación.
En primer lugar, ¿están recibiendo ahora mismo EPI por parte de las administraciones? ¿les están equipando ahora mismo para un posible rebrote?
En segundo lugar, ¿les han dado instrucciones específicas a las residencias de cómo acometer la desescalada? Es decir, saben cómo abrir o no a visitas, tener unos protocolos, saber volver a la normalidad, ¿están preparados para poder recuperar cierta normalidad? ¿lo tienen claro? ¿han notado, después de todo lo que se ha ido sabiendo, un cambio de actitud en las administraciones?
Creo que una de las cosas más importantes que nos ha dicho en su comparecencia es que el 30 % de las personas a las que le han hecho un test han dado como asintomáticos, ¿a qué población de los residentes le han hecho el test?
Igual que le he preguntado por los EPI, ¿les están dotando de test? Si están haciendo tanto para el personal como para los trabajadores.
Por último, es verdad que usted ha dicho que la solución, a su juicio, para un posible rebrote es médicos, enfermeras, EPI, test. ¿Ha visto en algún otro país o ha habido alguna residencia que hayan podido gestionar esta situación con más existo con alguna medida, aparte de estas? ¿han conocido algún modelo o alguna decisión que haya atenuado los efectos tan devastadores que ha tenido el coronavirus en las residencias? Es verdad que, como usted dice, esto ha pasado en más países, pero si ha habido algún modelo en el que pudiéramos fijarnos.
Nada más. Decirle que reconozco que ha hecho usted un relato muy duro, pero es la realidad.
Muchas gracias.

Ferran Bel Accensi (GP Plural – Junts)

Muchas gracias, coordinadora. Muchísimas gracias, señora Pascual, Moltes gràcies, Cinta.
Después de la intervención que acabaos de oír, hasta hacer preguntas se hace difícil.
En primer lugar, aparte de agradecerle en nombre de Junts per Catalunya su presencia aquí, quisiera aprovechar estos primeros segundos para reconocer el trabajo que han hecho las empresas asociadas a su entidad, todas las empresas, asociaciones o administraciones públicas que han estado al frente de residencias para la gente mayor a lo largo de estos últimos meses. Y, sobre todo, un reconocimiento y un agradecimiento a todos los trabajadores, directores, directoras, enfermeras, médicos, pero, sobre todo, a cada uno de los trabajadores de sus residencias. Desde mi grupo, con todo lo que conlleva, pedirles disculpas a todos ellos.
La verdad es que su intervención es valiente, se lo debo reconocer, no es fácil hacer una intervención de estas características aquí, pero yo creo que es clarificadora, y, al menos desde nuestro grupo, agradecemos este tipo de intervenciones, no para buscar culpables ni para generar ninguna guerra política, porque sería absurdo, y seguramente faltaríamos a la memoria de todas las personas que nos han dejado, pero sí para intentar subsanar, no de cara a un futuro -ahora lo voy a hablar- sino de cara a un presente, porque la pandemia continúa aquí.
En primer lugar, ¿cómo están las residencias a fecha de hoy? ¿cuál es la situación de las residencias? ¿cómo va esta desescalada? ¿están preparados para un hipotético rebrote?
Le quería preguntar por su opinión respecto a la centralización de la compra de EPI, pero después de su intervención no hace falta, ha dejado muy claro cuál es su posición y qué es lo que se deberá corregir en un futuro.
El tema de los test, ¿tienen solventado a día de hoy la posibilidad de poder acceder a ellos? test que son fundamentales, no solo para sus residentes sino para sus trabajadores, para sus familias. ¿Cuál es la situación que ustedes plantearían desde su óptica?
Me quedo con toda su intervención, pero quisiera destacar, y usted entenderá por qué lo hago, su reconocimiento a los alcaldes, a las alcaldesas, que ha sido la administración que, como casi siempre, está en la trinchera y que también su sector han sido los que han tenido más cercanos.
Muchísimas gracias.

Rosa María Medel Pérez (GP Confederal UP)

Bienvenida, señora Pascual. Yo estoy segura que usted tiene las mejores intenciones del mundo y lo habrá hecho lo mejor posible, pero ustedes son empresarios, tienen una empresa privada y busca beneficio, porque si no, no sería una empresa privada, quiero decir que no son una ONG, son una empresa, y como tal estoy segura que han puesto todos los medios para evitar la muerte, la enfermedad, los contagios, todo lo que han podido, estoy segura de ello. ¿Cree usted que, previo a la pandemia, si no las que dependen de usted, en general, las residencias tenían los ratios de personal necesario, personal realmente cualificado, con salarios normales, equivalentes a otro personal de esas características? Porque no es esa la información que yo tengo, en cuanto a documentos que he leído y en cuanto a personas que conozco que trabajan en residencias. Y no digo que sean residencias que tengan que ver con usted. Eso le pregunto, si los ratios, las condiciones laborales, la cualificación del personal, ¿qué le parece a usted que era antes de la pandemia?
Otra pregunta. Dice usted que se encontraron de pronto sin personal, ¿han tenido problemas de recursos humanos para contratar a personal?
Y otra de las preguntas, ¿está de acuerdo con que la asistencia médica de las residencias dependa de la atención primaria, sean del tipo que sean, que estén asignadas a atención primaria del área que le corresponda?
Gracias.

Elvira Velasco Morillo (GP Popular)

Muchas gracias, presidenta. En primer lugar, agradecer a la señora Pascual su exposición, su realista exposición, y por habernos querido trasladar con tanta valentía y con tanta fuerza cómo se han vivido tres meses, que creo que han sido mucho más largos que tres meses, por la intensidad y por el contacto directo con todos y cada uno de nuestros mayores, que sus familias confían en ustedes su cuidado.
En nombre del Partido Popular, ya que usted será la única voz en este grupo de trabajo y en toda la Comisión de Reconstrucción, que nos pueda trasladar el papel que tienen que jugar las residencias de mayores y el modelo de residencias que pensamos para el futuro, queremos trasladar a todas y cada una de las personas que trabajan en su sector nuestro agradecimiento, nuestro reconocimiento y nuestro apoyo, porque no tiene que ser nada fácil lo que han vivido y lo que queda por vivir. Hay experiencias vitales que te marcan para toda una vida, y a mí no me cabe ninguna duda que todos los trabajadores del ámbito sociosanitario quedan marcados para el resto de su vida por esta pandemia, más allá de los efectos para aquellas personas que se hayan contagiado en el ejercicio de su labor. Nuestro agradecimiento y nuestro reconocimiento.
Venimos a esta Comisión con un ánimo constructivo, en la que queremos escuchar la realidad de lo que ha ocurrido y queremos impulsar medidas que permitan, con el consenso de todos, mirar hacia delante y ofrecer a los españoles una España mucho mejor. Por tanto, estamos hablando no solo de lo que hemos vivido, sino también del presente, del corto plazo, del medio plazo y del largo plazo.
Me gustaría hacerle algunas preguntas en relación a algunas propuestas que nosotros estamos planteando. Ha hablado mucho de los test y de los EPI. Estamos un un proceso de desescalada y me gustaría saber en qué situación se encuentran ustedes a la hora de tener que abordar la desescalada, que en muchos sitios no ha comenzado todavía para las residencias de mayores, y no solo la desescalada sino la posibilidad de rebrotes.
Por otro lado, una de nuestras propuestas, que nos gustaría que, al final, como conclusiones, y dentro de lo que nosotros hemos querido llamar pacto Cajal planteamos, son reservas estratégicas para que, como sociedad, nos encontremos preparados para poder afrontar estas situaciones, o nuevas pandemias, o situaciones similares que se puedan producir. Me gustaría trasladarle qué papel cree que tiene que jugar esa reserva estratégica, y cómo se podría articular con el sector de las residencias la coordinación y la centralización para que ustedes también estén incluidos en esas reservas estratégicas, tanto desde el punto de vista de la protección como de los medicamentos o de cualquier otro aspecto que pueda ser necesario.
Me ha llamado mucho la atención las referencias que ha hecho usted a la interlocución, y, en ese sentido, cómo se podría mejorar la interlocución con las instituciones para que en cualquier otro aspecto que haya que afrontar ustedes no queden fuera, o sin capacidad de poder tener una interlocución y abordar cómo relacionarse.
Dos cuestiones más. Otra de nuestras propuestas tiene que ver con fortalecer un marco sociosanitario. Lo ha dicho usted muy bien, tenemos una calidad de vida y un estado de bienestar que nos permite vivir más, y los próximos años vendrán marcados por un crecimiento de las personas que viviremos en esas residencias. ¿Qué marco plantean ustedes? Si puede precisarnos un poco más cómo nos lo plantearían ustedes, cómo coordinarían con la atención sanitaria, con los centros de día, con la ayuda a domicilio, todo lo que debiera ser ese espacio vital.
Por último, dos preguntas, si han afectado más los efectos del COVID a las residencias de titularidad pública que a las de titularidad privada, y, por tanto, el número de fallecimientos o de contagios.
Y, por último, los trabajadores y los cuidadores han estado sometidos a mucho estrés, qué estrategias de respiro creen ustedes que debieran implantarse en estos momentos.
Y, por último, en el ámbito sanitario nosotros contemplamos la posibilidad de un pull sanitario para hacer frente a pandemias, cómo articularía o si considera que el pull sanitario esté en coordinación con toda la red asistencial. Y, por otro lado, si sería una buena decisión un pull desde el punto de vista de personal para atención a las residencias que permitiera tener activadas personas que pudieran darles respuesta en el momento en que se produzcan bajas.
Disculpe, presidenta, por haberme alargado un poco, pero el interés de la exposición me ha hecho introducir preguntas que no tenía previstas.
Muchas gracias.

Ana Prieto Nieto (GP Socialista)

Gracias, presidenta. Bienvenida doña Cinta Pascual a este grupo de trabajo en el Congreso de los Diputados sobre salud y sanidad.
Agradecer su defensa de los mayores, su compromiso con sus cuidados y también hacer extensivo ese agradecimiento a todos los trabajadores y trabajadoras de las residencias de mayores.
Le puedo decir que soy algo conocedora del sector, desde el punto de vista de las familias, es decir, tengo una tía que ha vivido en tres residencias y tengo otra tía que ha pasado el COVID en una de ellas, lo que me da cierta visión desde el punto de vista de las familias.
Decirle también que mi grupo apuesta por trabajar para conseguir una sociedad mejor, y apostamos por trabajar para las personas absolutamente y sobre todo. Y para ello es fundamental garantizar los derechos, tanto sanitarios como sociales, e invertir en mejorar los servicios que lo hacen posible. Por eso creo, y lo digo aquí, que la ideología debiera pasar a un segundo plano, porque tenemos que trasladar una imagen de trabajo conjunto, sin trasladar discrepancias, para evitar algo que podría pasar que podrían ser enfrentamientos sociales.
Quería hacerle algunas preguntas en el ánimo de pedir alguna aclaración. Lo primero, que a lo mejor lo entendí mal, pero me sorprendió el que hablase de la confiscación de material, es algo muy grave y tiene que estar documentado, no puede ser una orden verbal, y me consta que el Ministerio de Sanidad nunca ha dado una orden similar.
Quería preguntarle, desde su experiencia, qué se podría hacer desde las comunidades autónomas para evitar que fallecieran tantos mayores sin ser atendidos, cómo cree usted que se podrían evitar esas órdenes autonómicas, que estamos viendo a veces, de no trasladar a personas enfermas a los hospitales. Porque creo que es necesario aclarar, por justicia sobre todo con nuestros mayores, todo lo ocurrido en esas residencias.
Es importante investigar el impacto del coronavirus en las residencias de mayores, porque, se lo vuelvo a decir, como familiar de una persona que ha pasado el COVID y por suerte lo ha superado, casi la mitad de las muertes en mi comunidad autónoma se han producido en residencias.
Para terminar, ¿considera usted que en nuestro país hay una adecuada atención y coordinación sociosanitaria? Ya sé que ha hablado de ello, pero me gustaría, si puede ser, que ahondara un poco más.
También quería comentarle que el Defensor del Pueblo ha propuesto valorar la viabilidad o no de residencias propiamente sociosanitarias, con atención médica y de enfermería más amplia y extensa, y me gustaría conocer su opinión al respecto como experta.
Y, si le da tiempo, qué lecciones cree que nos deja esta crisis a todas y a todos.
Muchas gracias.

Respuestas

Si les parece, iré siguiendo los puntos, aunque algunos se repiten. La diputada del País Vasco me preguntaba sobre modelos de institucionalización en Alemania, yo le tengo que decir que Alemania tenía test. Yo he visitado el modelo de Alemania personalmente, es un modelo muy igual al de aquí, pero si algo ha tenido Alemania ha sido test, test, test. Y esto lo hemos visto todos en la prensa, se ha hecho un test masivo, han podido seleccionar a las personas que tenían COVID y no, y aquí estaba la clave en el momento de la pandemia, saber quién estaba realmente enfermo y quién se podía aislar para no transmitir el virus a los demás.

La estructura de las residencias está pensada para que sean hogares, para que haya espacios de vida donde la gente se socializa, y esto es complicado, pero yo no pienso en ninguna imagen más que las pequeñas unidades que en España ya existen, que es el modelo nórdico que muchos hemos viajado y traído aquí, que puedan ser acogedoras para un final de vida. ¿Porque hemos pasado una pandemia, que es una catástrofe mundial, tenemos que hacer hospitales en las residencias? Mi respuesta es que no. Creo que tenemos que hacer espacios de vida donde la gente pueda… Una cosa que a mí me parece fantástica son aquellas pequeñas cocinas, aunque tengas un gran comedor, unas pequeñas cocinas que uno pueda hacer una tortilla, porque los olores de la vida son los que tú recuerdas cuando tienes demencia. Por lo tanto, creo que esto sí es una tendencia, en el País Vasco tienen algunos modelos y en otras partes de España también, en Castilla y León. Hay modelos que tienden hacia aquí, y nosotros, desde CEAPS, es el modelo que defendemos. Unidades, grandes, grandes, no, más bien medianas y pequeñas, pero también es cierto que tienes que buscar el equilibrio.
Usted hacía una pregunta sobre los valores y el negocio. No creo que me pueda ganar la vida mejor que cuidando a las personas que más necesitan que les cuiden. Y creo que esto es algo que debíamos pensar y reflexionar entre todos, porque te puedes ganar la vida en otras cosas y no cuidando, ¿un médico no gana un sueldo? ¿una enfermera? ¿una trabajadora social? ¿dónde está la diferencia? Yo creo que cuidar a las personas que más lo necesitan es la forma más maravillosa de ganarte la vida si además te gusta.
Ya que usted me habla de profesionalización, el País Vasco es de los modelos que se paga más de toda España, yo, que he ido con El caos de la dependencia por toda España, cuando llegué allí les decía a los compañeros del País Vasco: no les puedo explicar mucha cosa, porque, evidentemente, estamos a 1000 euros de diferencia vuestra, y, sinceramente, tenéis un convenio el 17 % más alto. Alguien me ha preguntado sobre los trabajadores, esto es lo que pedimos desde CEAPS para toda España, exactamente esto, que es lo que vale una plaza, incluso más pública, pagada por administraciones públicas. Nosotros defendemos que no hay españoles de primera y de segunda, queremos un modelo que, realmente, pueda pagar mejores salarios, que pueda a tender a las personas de forma diferente, con más ratios de personal. Pero no lo pedimos ahora por la pandemia, Caos de la dependencia, hace dos años, que vinimos al Congreso y lo explicamos a todos los que pudimos y más.
Usted me preguntaba ¿hay modelos? sí. Yo creo en las plataformas de servicio, yo creo que una residencia no puede tener solo camas, tiene que atender a estas personas, a las personas del barrio en su casa, pero con servicios de atención domiciliaria, con una teleasistencia, y que pueda venir a comer cuando le dé la gana. Y en eso, el modelo español no es flexible, no lo permite, o eres A, o eres B, o eres C, y en eso tenemos que aprender. Porque, si algo tenemos claro lo que estamos aquí, y yo creo que cuando llegas a una edad en la que sabes que tu esperanza de vida es corta, lo que no podemos hacer es decir que ahora te institucionalizo si no consideras que estás preparado. Y como las listas de espera en España son tan largas, cuando te toca, o lo aceptas o te vas al final, y la gente lo acepta. Por lo tanto, flexibilidad del modelo, que es lo que dice El caos de la dependencia. No obliguemos a una persona de 90 años a aceptar una plaza si ahora resulta que su hija está en el paro y puede cuidarla unos meses, bienvenidos estos tres meses que puede estar con la hija. Necesitamos un modelo flexible. E insisto, esto lo decíamos antes de la pandemia, no ahora.
CEAPS siempre ha dicho: calidad, coordinación sanitaria, modelos de plataformas de servicio, ir hacia la profesionalización, y, por supuesto, mejores tarifas.
Yo creo que he contestado a todo lo que me pedían.
El diputado de Ciudadanos hablaba de que ha sido un relato duro. Mire, yo nunca me había tomado una pastilla para dormir, y en esta pandemia me la he tenido que tomar. A las dos de la mañana muchos compañeros nos mandábamos mensajes. Esto es lo que ha sido la pandemia para este sector, y, después, te levantabas por la mañana, ponías la televisión y te encontrabas a gente que te decía los muertos que había habido o a la UME quitando muertos, y nos parecía tan injusto lo que estábamos viviendo, que no sé si esto lo superaremos nunca. Por eso, para nosotros es tan importante que ustedes nos escuchen hoy, por eso pedimos a partidos del Gobierno que nos trajera. No queremos reproches, insisto, queremos que todos seamos conscientes que estamos hablando de personas, de nuestras mayores, de los que seremos nosotros, nuestros padres. Y por eso le digo que hablamos de futuro. Y, sí, es cierto, ha sido muy duro. Y yo creo que ha sido muy duro también para nuestros profesionales, y sin aplausos a las 8 de la noche, por muchas campañas de CEAPS que pedíamos aplausos, sabíamos que no iban para nosotros, porque incluso los padres de algunos trabajadores les decían ¿qué hacéis en las residencias? ¡Dios mío! Por eso pedíamos que saliere gente de la administración a nuestro lado diciendo que no teníamos ninguna culpa, y esto sí que es un daño reputacional y emocional muy grave.
Usted me decía que conocía un poco el mundo de las residencias, ¿Cómo estamos? Pues ha causado un 5 % de defunción de los mayores que vivían en residencias, pero el 85 % de centros no hemos tenido COVID. Yo he vivido dos realidades muy diferentes, de residencias sin nada y residencias con mucho COVID. A veces me preguntaban, medios incluso, que qué se había hecho diferente, nada, el COVID estaba dentro cuando se cerró. En el informe verán cuándo cerraron las puertas las comunidades de las residencias, el 13, el 14, el 15, el 16, incluso CEAPS decía de cerrar antes, pero en una semana se cerraron las puertas, pero el COVID estaba dentro, pero no lo sabíamos hasta que salían los síntomas, y cuando estos salían era el momento de más infección. Había momentos en que te enterabas que su hija estaba ingresada con un COVID en el hospital y había estado el día de antes en la residencia, pero te enterabas quince días después. Me acuerdo del caso de una señora dependiente que se pasaba todo el día paseando, y cuando nos enteramos dijimos: cae toda la residencia, porque está todo el día paseando, es una persona con demencia, todo el día deambulante, pues mira, este caso no, pero otro infectó a 20. Esta era la realidad del COVID. Nadie lo sabía, ningún dirigente político lo sabíamos, ni médicos, estamos aprendiendo todos.
Por eso desde CEAPS tenemos este 30 % de asintomáticos, y hoy hemos empezado a liderar un estudio con una universidad y con un hospital para ver por qué son asintomáticos, ¿hay alguna enfermedad? ¿alguna medicación que se toman? Somos los primeros que queremos saber por qué, y creemos que es importante que se investigue, es el primer estudio que se hace en Europa sobre esto. Es muy importante. Alguien pregunta que cuándo habrá normalidad, pues en nuestros centros nunca hasta que no haya una vacuna. No se parecen en nada las residencias de hoy a las residencias de hace cuatro meses, sacamos a las personas por turnos al jardín, ¿saben lo que es para una persona con demencia? Te pones la mascarilla, le hablas y no te entiendo, entre que son personas con demencias y el oído no lo tienen bien, tienes que quitarte la mascarilla para intentar que te entiendan. O tocar la mano, nosotros trabajamos con las manos, y ahora resulta que, aunque seamos residencias ya verdes, tenemos que mantener las distancias, ¿cómo las vamos a mantener? Les he dicho antes que el 77 % tienen incontinencia, nos necesitan, más de el 30 % no comen solos, no podemos mantener la distancia de dos metros, necesitamos llevar mascarillas. Si la llevara ellos, perfecto, pero a ellos no se las podemos poner, porque se la quitan, porque se la ponen mal, porque no respiran bien. Y, aun así, les digo que podemos felicitar al personal por el trabajo hecho, pero los mayores, decir que se queden en una habitación y ver cómo están allí, aunque nos les guste. Por eso les decía que son una generación que nos ha dado una lección de vida impresionante, y además sin reproches, dándonos las gracias, que es lo que nos ha animado a continuar con lo que teníamos fuera.
¿Por qué se han gestionado algunas con éxito? Es la infección comunitaria lo que ha marcado si había o no había. Ahora sí tenemos EPI, vamos totalmente equipados, aunque es difícil, si ves una persona con síntomas pasas el test y puedes aislar. Si tenemos esto, si los médicos y enfermeras de la atención sanitaria pública vinieran cada día, esto tal vez lo podamos solucionar. Esto es lo que nos preocupa ahora, que estos medios no nos fallen.
Lo de felicitar al sector, que me decía el diputado Ferran Bel, sí, los felicitamos de verdad, porque se lo merecen, pero yo le digo a todas las comunidades que no habrá una paga doble para los sanitarios y no para el personal de atención, y les pido por favor que trasmitan esto a todo el mundo, a todos sus compañeros políticos, no podemos hacer esto. Esta paga extraordinaria de la que se está hablando para los sanitarios, también al personal asistencial de primera línea, defendemos esto en todas las comunidades.
Creo que es justo hacer este discurso valiente, aunque te pongan un nudo en la garganta y aunque pienses que es una realidad que a lo mejor no gusta oírla, pero creo que, por todas estas personas que han fallecido, por todo este personal que hemos estado en primera línea, que ha sido un infierno, yo no podía venir aquí a explicarles a ustedes simplemente el modelo de futuro. Yo creo que ustedes tampoco sabrían la realidad de lo que ha pasado de verdad y ahora sí, yo creo que si se leen el documento verán esta realidad y no verán cortinas de humo que, a mi parecer, no tienen nada que ver con una realidad de COVID.
En estos momentos estamos luchando para que no se repita. Primero, vamos a luchar por las cuatro comunidades en las que no se ha pasado el test masivo, esto es lo primero que vamos a hacer, no pueden entrar familias sin haber hecho el test, y no podemos estar más sin que entren las familias en los centros, aunque vengan como en otras partes de España, media hora en el jardín, esto se tiene que hacer, no pueden estar más sin ver a sus familiares. Esta es una realidad que nosotros estamos defendiendo en todas partes. Y para esto necesitamos test y necesitamos EPI. Aquí es donde estamos trabajando, pero aún no estamos en esta realidad.
Me decía la diputada de Unidas Podemos que estoy aquí con las mejores intenciones, pero que, al final, somos empresarios y queremos beneficios. Mira, en la asociación hay un porcentaje muy grande de fundaciones, yo soy honesta y les digo que soy una SL, sí que lo soy, pero creo en la ética y en la honestidad, y eso es lo que tenemos que hacer todos. No vale presentarte aquí como una fundación, ¿esto qué quiere decir? Siguen siendo empresas, siguen siendo entidades, con lucro o sin lucro. Somos una entidad que hemos invertido todo nuestro beneficio en seguir haciendo residencias de mayores con modelos que nosotros consideramos óptimos. Por lo tanto, no miren la tarjeta de visita, ni la COVID la ve ni los mayores tampoco, los mayores quieren calidad. ¿Saben cómo pueden hacer un favor a los mayores y a las familias? Acabando con las listas de espera y concertando más plazas públicas. Sistemas de copago, nadie quiere pagar, yo soy de las que defiendo un copago, ahí sí que pueden ayudar. A veces pedimos más de las pensiones de los mayores, y yo creo que como país podemos hacer un equilibrio, que es lo que la gente quiere.
La lucha de la pandemia no ha mirado las SL, ni las fundaciones, ni las ONG. Tengo datos que demuestran que hay más afectación en residencias públicas, creo que me lo preguntaba antes la diputada del Partido Popular, incluso hay más en entidades públicas. Pero no es importante si son públicas o son privadas, no lo es. Creo que hay administraciones que tienen los datos, y esto es lo que hemos pedido como sector. Lo hemos pedido públicamente y personalmente, saquen los datos, terminen ya con este cuento, no hay más afección en lo privado. Yo sí sé los datos dichos por dirigentes políticos, pero por respeto a ellos no los diré, pero los tienen que decir, porque la ciudadanía se quedaría más tranquila.
El informe del caos. Me preguntaban qué pienso de los ratios. Miren, este informe es de hace dos años y pedíamos más salarios, más ratio, mejores tarifas, lo pedíamos todo hace dos años. Por tanto ¿defendemos este modelo de más ratios? Sí. Nosotros gestionamos plazas concertadas, y de estas plazas ni ponemos el precio, ni ponemos los ratios, ni ponemos las inspecciones, ni los metros cuadrados que tienen que tener el edificio, somos tremendamente públicos. Es decir, la gestionamos privados, pero el modelo, las líneas de cómo funcionan son públicas totalmente.
Insisto, gestionamos plazas públicas, que es como funciona toda España. Si usted me pide consejo yo le tengo que decir cómo funciona el modelo español, y así es como ha funcionado tantos años. Y, la verdad, es que esto no es un problema de éxito, se trata de estas plazas, de estas listas de espera, estos precios por debajo de la media.
Me preguntaba también si estamos de acuerdo con atención primaria. Totalmente. Una persona no puede pagar dos veces por el mismo servicio. Si es una persona que está en la red pública, hagamos que esto funcione. ¿Puede coordinarse la atención primaria? Debe coordinarse, tiene la obligación de hacerlo. Desde CEAPS lo hemos dicho siempre. Si esto se reorganiza verán cómo funciona mejor. Estas personas siguen teniendo un médico de atención primaria, que no sea por coordinación, porque no creo que sería lo justo.
A la diputada del Partido Popular, yo insistí mucho en que teníamos que estar aquí, por tanto, gracias, se lo pedí a todos los partidos de gobierno, no tengo que engañar, pero gracias por proponernos, porque yo pensaba que la voz de los mayores tenía que llegar a esta Comisión.
Experiencias vitales, ya lo he dicho, durísimas, pero yo también quiero hablar de futuro, quiero hablar de este modelo de atención centrada en las personas. No escuchen modelos de hospitales, no es donde ustedes ni sus padres quisieran vivir. Hemos visto ahora lo que es estar en una habitación. No. Pierden la motricidad, cuando tienen demencias pierden totalmente el reconocimiento de las personas, ni esto es bueno para trabajar con una persona en demencia, pero es necesario para nuestros profesionales y nosotros tenemos que hacer caso de Salud Pública. Pero el día que salga la vacuna será el día de la normalidad, ahora no lo es.
Emocionalmente ha habido un daño reputacional tremendo, lo ha habido, y os pedimos ayuda para que esto se solucione. Las tres bases, como funciona en muchas partes de Europa, el módulo sanitario, el módulo social y el módulo hotelero, es lo que tenemos que hacer que se combinen. Es muy importante este marco que sepamos exactamente qué queremos. Ahora, en algunas partes de España nos están poniendo oxígeno, en otras vienen los médicos, en otras no, yo creo que el oxígeno es fundamental, porque hay un 17 % de personas que pueden necesitarlo en un momento de pandemia. Se trasladaron un 40 % de personas a los hospitales porque necesitaban oxígeno. Si teníamos oxígeno puntual podíamos ponérselo y no derivar al hospital. Y ahora, en cambio, estamos pidiendo no derivaciones hospitalarias, porque derivar al hospital en final de vida es un crimen, el final de vida se tiene que hacer en la residencia. Lo que sí es un crimen es no derivar cuando tienes una enfermedad. Son las dos caras, ahora mismo tenemos que ser capaces de tener oxígeno y médicos para poder, en una situación normal, atender a estas personas.
Todo lo que decía de las reservas estratégicas de futuro, nosotros queremos que se nos escuche y decir cómo y qué se puede hacer, y en eso les aseguro que les vamos a dar toda la información que necesiten. Hemos defendido desde hace muchos años que tiene que haber un pacto de país, el incremento de la población de mayores es muy grande, y, si todas las fuerzas políticas no están de acuerdo en eso, no tendremos suficientes recursos para tirar para adelante este pacto.
Garantizar el derecho sanitario es lo que nosotros queremos, agradecimientos profesionales y, evidentemente, disculpas a todas las familias que lo han visto -decía la diputada socialista- desde sus casas, y sufriendo. Evidentemente, y creo que cuando tú puedes hablar con tu familia, aunque hablar, han hablado, pero ¿cómo podemos mejorar esto? Hemos hecho videoconferencias, piensen en personas que a veces no ven, que no oyen, hemos hecho un máster en esto, hemos encontrado sistemas tecnológicos para poner pantallas y que se vean, pero no es lo mismo. Llamé a todas las familias con las que tenía contacto y una me dijo: venía todos los días, Cinta, y cierran las puertas y se muere. Y es cierto, era una familia que venía todos los días, esto es muy duro, porque nunca sabrán si se ha muerto del COVID o de pena, como decía ella. No podemos más que estar a su lado en estos momentos.
¿Cómo pensamos que tiene que ser el modelo? Insisto, plataformas de servicios, no institucionalicemos a todo el mundo, ni hay bastantes plazas ni nuestro país se puede permitir el coste que esto significa.
Respecto a lo que me decía usted de las órdenes autonómicas, creo que las comunidades autónomas han hecho protocolos incorrectos.
Me preguntaba si cuando se confiscaron los EPI había mando único. Esto también ha sido incorrecto, porque es cierto que hay una orden ministerial que dice que hay una compra unitaria, esta orden la he visto yo, y ahí no pone que a las residencias no se venda, pero existe. Es igual quien los compre, pero que nos llegue a las residencias, que es lo que nosotros pedíamos: hagan compras y tráigalas a las residencias. Pero, en el momento más duro, teníamos la sensación de que ni unos ni otros, que no llegaban. ¿Creen que para nosotros es importante quién nos lo mande? No, lo importante es que tengamos los EPI para poder proteger a nuestros trabajadores.
Cuando les decía al empezar mi discurso que era un tema ético para reflexionar sobre lo que ha pasado, yo sigo pensando que es eso, tenemos que seguir pensando que, si hay un rebrote en el mes de noviembre, ¿habrá? ¿estaremos mejor preparados?, si no estamos realmente preparados para atender no nos lo permitiría nadie, ni las familias, ni el sector.
Sobre la coordinación sociosanitaria, en Cataluña es la única comunidad que tenemos 2500 plazas sociosanitaria. Es un modelo que existe y hace mucho tiempo que decimos que no acaba de convivir con el modelo de residencias. Hay 2500 de 57 000, no es un modelo. Pero, cuando tú vas a visitar un sociosanitario, parece un hospital, es un hospital, las camas, ahora han hecho un poco de comedores, pero no son hogares donde viven las personas. ¿Podemos hacer compatible esto? Sí, podemos.
La diputada hablaba de Alemania, recuerdo a una directora de una residencia que nos explicaba en Berlín cómo era la residencia y cómo trabajaban, y, ante una persona al final de la vida, le pregunté cómo lo hacían con los médicos, y me dijo: no te preocupes, Cinta, yo tengo el servicio de atención primaria y esta noche ha dormido aquí la enfermera. Esto es coordinación, esto es entender que si yo tengo ahí unos usuarios que me necesitan más, los atiendo. ¿Cómo ha funcionado a lo largo de todos estos años? Pues para que vengan médicos y enfermeras a veces tienes que pedirlo casi de rodillas.
Esta es la coordinación que deseamos todos, pero yo creo que estamos lejos. Pero, igual esta pandemia nos ha traído cosas buenas, a lo mejor nos ha hecho ver que esta coordinación es necesaria para el futuro. Fundamental. Y yo creo que esta pandemia nos ha traído estos valores, nos ha traído ver cómo tienen que envejecer nuestros mayores, en hogares, pero con el servicio sanitario. Porque, al final, la parte médica, la parte sanitaria, relaja a la familia, y las personas mayores, aunque estén en el final de vida, se sienten mejor atendidas si saben que van a tener estos servicios sanitarios.
Terminar diciendo que sirva de algo nuestra mala experiencia, que sirva de algo lo que hemos pasado, no por el sector, porque nosotros tenemos que remontar, tenemos que preparar a nuestros profesionales, trabajar sus miedos, que hemos tenido todos, pero sí por todos estos mayores, que no piensen que estar en una residencia es no tener este servicio que se merecen. Esto no lo dicen cada día, el rebrote está aquí, así vivimos ahora esta falsa normalidad.
CEAPS ha hecho documentos de desescalada con todos los expertos de residencias y de centros de día, los hemos mandado a todas las comunidades autónomas y al Gobierno de España. Si alguien los quiere, nos encantará que los tengan, hemos trabajado horas, fines de semana y noches para que haya un documento de desescalada, que es una versión 1, habrá una 2 y una 3, porque es cambiante. Una desescalada que la tenemos que hacer con mucho miedo y mucha prevención.
Gracias.

Infórmate de cómo ayudamos a empresas e instituciones

a seguir las comisiones parlamentarias y otros asuntos públicos

aftertitle white